• sábado 24 de septiembre del 2022

2 condenados por patronear una patera evitan la prisión con la condición de dejar las islas y no regresar en 5 años

img

El Tribunal les da un período de 24 h a fin de que adquieran los billetes de salida y los muestren a la Audiencia en forma de justificante

PALMA, 22 Sep.

La Audiencia Provincial de Baleares ha culpado a un par de años de prisión a 2 hombres por patronear una patera de Argelia a Cabrera con 15 usuarios dentro, más allá de que ha acordado suspender la pena de prisión a condición de que abandonen las Islas y no vuelvan en el transcurso de un periodo de tiempo de cinco años.

En el juicio festejado este jueves, las defensas de los 2 procesados llegaron a un convenio con la Fiscalía por el que los dos han reconocido haber dirigido la embarcación hasta Cabrera. Así, los acusados, argelinos de 24 y 28 años, se han conformado con las penas de un par de años de prisión, cada uno de ellos, por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

Inicialmente la Fiscalía, que mantenía que los dos formaban una parte de una organización de inmigración ilegal, solicitaba una condena de cinco años de prisión.

Con todo, se les ha concedido el beneficio de suspensión de la pena con un período de garantía de cinco años. Esto quiere decir que si vuelven a cometer algún otro delito a lo largo de ese tiempo, van a deber cumplir íntegra la pena de prisión suspendida el día de hoy.

Además, como segunda condición se les ha impuesto la prohibición de regresar a Baleares a lo largo de esos cinco años. El Tribunal dió a los 2 hombres un período de 24 h a fin de que adquieran los billetes de salida y los muestren a la Audiencia en forma de justificante. De no ser de esta manera, se dictaría su ingreso en prisión.

Después de que los 2 acusados hayan recibido todas y cada una estas condiciones, el Tribunal ha ordenado que queden en independencia.

La embarcación partió el 18 de junio de 2022 desde la costa de Argel y el viaje duró precisamente 30 horas. Los acusados han reconocido que manejaron por turnos el mando de la patera, una embarcación de unos seis metros de eslora con casco de PVC, proveída de un único motor fuera borda de 40 caballos.

Los usuarios habían comprado entre 1.500 y 1.700 euros en dinares argelinos por el viaje a España. La patera fue descubierta por agentes de la Guardia Civil en las inmediaciones de la isla de Cabrera, tras bajarse en el puerto varios de los usuarios. Fue por último detenida con el motor parado, muy cercana a las rocas de la isla Conejera. Desde allí fue al final remolcada a puerto.

Como especificaba la Fiscalía en su escrito, la embarcación era insuficiente y no se cumplían los mínimos factores de seguridad, sin chalecos salvavidas y sin más ni más auxilio para la navegación que una brújula y un GPS.