• viernes 09 de diciembre del 2022

4 hombres admiten prácticamente 14 años de prisión y 257.000 euros de multa por traficar con sustancia en Ibiza

img

Una quinta acusada no acepta el tráfico de estupefacientes y da explicaciones distintas sobre sus diálogos con usuarios

PALMA, 29 Sep.

Cuator hombres han recibido este jueves penas que suman 13 años y diez meses de prisión y 257.000 euros en multas tras admitir que se dedicaron en venta de sustancia en Ibiza, eminentemente mariguana.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares juzgaba este jueves, a un conjunto de cinco personas por esta trama de narcotráfico. La quinta acusada es una mujer que radicaba en el apartamento de Ses Figueretes que la Policía apunta como punto de venta de la sustancia.

Las defensas del resto de procesados llegaron a pactos con la Fiscalía por los que, al asumir los delitos, han logrado una rebaja de las penas de prisión que se piden. La mujer, en cambio, al comienzo de la visión ha manifestado que no se encontraba satisfecha con la tarea de su letrado y no se ha adherido a este acuerdo.

Por ello, ha defendido su inocencia, más allá de que otros coacusados han proclamado que ella vendía sustancia desde el apartamento de Ses Figueretes.

La mujer ha asegurado que la sustancia encontrada en su residencia --cocaína, hachís, MDMA, cannabis y metabolito de heroína-- era toda de consumo propio y no para venta a terceros. La Policía halló cocaína y una báscula de precisión sepultadas en un macetero en la ventana de su habitación, y asimismo pastillas repartidas en sus bartulos y ropa, pero la mujer ha sugerido que su expareja, con quien tuvo múltiples litigios por crueldad de género, fue quien la puso ahí.

Por otra sección, la acusada asimismo dijo que sus capital proceden de su trabajo limpiando sucursales de bancos.

Durante el juicio se han reproducido distintas diálogos fruto de pinchazos telefónicos, en las que la mujer charlaba con teóricos usuarios. La acusada dió explicaciones muy distintas, que la Fiscalía ha considerado completamente "inverosímiles", para justificar el contenido de esas diálogos.

Así, ha negado que la gente que le llamaban para "obtener" se refirieran a sustancia, sino más bien a "comida" --más allá de que la llamada se generara en medio de la madrugada, por poner un ejemplo--. En en el caso de que en la charla se aludiera explícitamente a mariguana, afirmaba que era para consumo propio. Sobre una llamada alertando de presencia policial cerca de su apartamento, ha sostenido que le avisaban por el hecho de que su expareja tenía una orden de alejamiento en relación a ella que se se encontraba infringiendo.

Con todo, otro acusado ha reconocido que le adquiría sustancia, al tiempo que su expareja ha proclamado haber cooperado con ella en la venta de estupefacientes a fin de que le dejara quedarse en el piso.

Además, la mujer era que ya se conoce por la Policía en Ibiza a causa de otras indagaciones por narcotráfico. Los agentes del conjunto de estupefacientes comenzaron esta investigación desde demandas vecinales por el "trasiego" incesante de toxicómanos que se aproximaban a obtener al apartamento.

La Policía efectuó vigilancias y documentales fotográficos para acreditar la venta de substancias, y confirmaron el fluído de personas que subían al hogar y salían tras mantenerse un tiempo corto. Así, interceptaron a usuarios recién salidos del apartamento y encontraron sustancia entre sus pertenencias.

Al no admitir los hechos, la Fiscalía mantuvo su solicitud para la acusada, de cinco años y medio de prisión. En cuanto al resto, 2 hermanos se han conformado, cada uno de ellos, con 4 años de prisión y multa de 123.000 euros; la expareja de la acusada ha recibido 4 años de prisión y multa de prácticamente 8.800 euros; y una cuarta parte acusado, de origen búlgaro, ha recibido un año y diez meses de prisión y una multa de 2.cien euros.

Para múltiples de ellos se ha pedido substituir una parte de la pena de prisión por la expulsión del territorio nacional.

Más información

4 hombres admiten prácticamente 14 años de prisión y 257.000 euros de multa por traficar con sustancia en Ibiza