Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Baleares registra un aumento en sus reservas hídricas al alcanzar el 53% en abril, a la espera de evaluar el impacto de las recientes lluvias.

Baleares registra un aumento en sus reservas hídricas al alcanzar el 53% en abril, a la espera de evaluar el impacto de las recientes lluvias.

Las reservas hídricas de Baleares se sitúan en un preocupante 53% en el mes de abril, con el archipiélago en situación de prealerta ante la falta de lluvias significativas.

La Conselleria del Mar y del Ciclo del Agua ha emitido un comunicado informando sobre la disminución del 2% en las reservas hídricas de Baleares en comparación con el mes anterior, a pesar de las últimas precipitaciones que aún no han impactado en los acuíferos. La situación es aún más alarmante si se compara con el año pasado, con un descenso de nueve puntos porcentuales.

En abril, la mayoría de las Unidades de Demanda registraron descensos en sus reservas, excepto Formentera que experimentó un leve incremento. Mallorca, Menorca e Ibiza también muestran reducciones preocupantes en sus niveles de agua.

Todas las Unidades de Demanda se encuentran en prealerta, lo que indica la gravedad de la situación y la necesidad de precaución ante la escasez de agua en las islas.

A pesar de que abril fue un mes húmedo en las islas, con un promedio de precipitaciones superior a la media histórica, las reservas hídricas siguen disminuyendo. Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera experimentaron diferentes niveles de lluvia, pero ninguna isla logró revertir la tendencia negativa en sus reservas.

El análisis interanual muestra que Baleares solo alcanzó un 84% del promedio esperado en cuanto a precipitaciones, lo que refleja la gravedad de la situación hídrica en el archipiélago.

Además, abril fue un mes inusualmente cálido en Baleares, con temperaturas por encima de lo habitual, lo que agrava la situación de sequía en la región.

Ante el panorama desalentador y sin perspectivas de cambio a corto plazo, se hace imperativa una gestión responsable y proactiva de los recursos hídricos para garantizar la sostenibilidad a largo plazo en Baleares. La advertencia de prealerta en todo el territorio debe ser tomada en serio para evitar una crisis de escasez de agua en el archipiélago.