• viernes 09 de diciembre del 2022

Baleares solicita centrar la reducción del consumo energético en enormes usuarios privados y administración pública

img

PALMA, 7 Sep.

El vicepresidente y conseller de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática del Govern balear, Juan Pedro Yllanes, ha reivindicado este miércoles, en la Conferencia Sectorial de Energía, que la reducción del consumo energético debe recaer principalmente en los enormes usuarios, gestiones públicas y enormes compañías.

Yllanes ha defendido ésta y otras proposiciones a fin de que sean consideradas en el plan europeo 'Ahorrar gas para un invierno seguro'.

"Las gestiones, como enormes consumidoras que son, tienen que ofrecer ejemplo y achicar el consumo energético. Debemos achicar nuestro consumo en el ámbito general, y los enormes usuarios privados tienen que ofrecer el paso inicial, y no debemos llevarlo a cabo solo por un tema de ahorro o de eficacia energética, sino más bien asimismo por un aspecto climático y que debe ver con la salud de la ciudadanía", ha defendido el vicepresidente balear.

Por otra sección, Baleares propuso un IVA superreducido del 4 por ciento para instalaciones de autoconsumo de particulares, gestiones y entidades sin ánimo de lucro. "Si deseamos que la ciudadanía responda a las necesidades públicas, debemos ponerle todas y cada una de las comodidades", ha argumentado el conseller.

Además, Yllanes ha planteado agrandar el rango de actuación de los autoconsumos compartidos a fin de que los excedentes generados logren ser disfrutados por un mayor número de familias atacables. "Este rango en la actualidad es de 500 metros y pensamos que debemos remover por ley esta restricción. Las Islas somos un territorio idóneo para poder agrandar esta distancia y poder de este modo llegar a cuantas mucho más familias mejor", dijo.

Asimismo, la Comunidad propuso reemplazar todas y cada una de las luces de la administración pasando a bajo consumo de manera completa para 2025, y fijar para 2030 la meta de tener el certificado A de sus inmuebles. En este sentido, el directivo general, Pep Malagrava, indicó que desean arrancar "incentivos para la administración racional de la energía en las construcciones de la Administración pública, introduciendo la contabilidad de los ahorros energéticos fruto de instalaciones de energías renovables".

Además, Malagrava indicó que los enormes usuarios, en todo el Estado, deberían tener un plan de administración energética que integre medidas de ahorro energético y que sea inspeccionado anualmente por un organismo de control autorizado (OCA).

"Las edificaciones o entidades que dispongan de instalaciones con una capacidad térmica nominal mayor a 70 kWt o una capacidad eléctrica contratada mayor a cien kW en entre los periodos tarifarios tienen que tener proyectos de administración energética", dijo Malagrava. El plan de administración energética tendría una vigencia máxima de 4 años desde su registro.

También se ha pedido hacer un registro administrativo de proyectos de administración de eficacia energética, de carácter público y gratis, de carácter y rivalidad autonómica, en el que quede reflejada la información comunicada por las compañías obligadas a tener proyectos de administración energética en sus inmuebles.

Más información

Baleares solicita centrar la reducción del consumo energético en enormes usuarios privados y administración pública