Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Carlos García-Delgado destaca la influencia musulmana en Palma durante su pregón en la Festa de l'Estendard

Carlos García-Delgado destaca la influencia musulmana en Palma durante su pregón en la Festa de l'Estendard

El arquitecto Carlos García-Delgado ha resaltado las raíces musulmanas de Palma durante su discurso en el pregón de la Festa de l'Estendard. En este evento, García-Delgado ha recorrido la Medina Mayurqa de 1229, ciudad que Jaume I se encontró al llegar.

En el pregón, que tuvo lugar en el salón de sesiones del Ayuntamiento de Palma, García-Delgado ha recordado que la Festa de l'Estendard conmemora la victoria de las tropas de la Corona de Aragón de Jaume I, quienes asaltaron la ciudad de Medina Mayurqa el 31 de diciembre de 1229. Para él, esta fiesta es una celebración de los vencedores.

Además, el arquitecto ha querido rendir homenaje a los mallorquines que defendieron la ciudad esa noche y murieron en el intento.

García-Delgado se ha centrado en describir cómo era la ciudad antes del asalto. Ha recordado que la ciudad se ubicaba interiormente al conjunto de las Avenidas y el Paseo Marítimo y estaba protegida por una muralla de más de un kilómetro de largo.

El pregonero ha comenzado con una cita de Jaume I del 'Llibre dels Feits', en la que el rey expresaba que Medina Mayurqa era la ciudad más hermosa que había visto nunca. Después de esta cita, García-Delgado se ha preguntado cómo era esa ciudad, describiendo las casas bajas con paredes de tierra, las calles estrechas sin salida, los árboles frutales, los pescadores y las mezquitas, entre otros elementos característicos.

Según el arquitecto, en la ciudad había al menos 18 mezquitas, pero posiblemente había muchas más. También ha destacado la presencia de pocas plazas en las que se ubicaban los mercados.

García-Delgado también ha mencionado el torrente Exekin, que recorría lo que ahora conocemos como Via Roma, la Rambla, calle Unió, el Borne y terminaba en el Paseo Antoni Maura, que en ese momento era mar.

El pregón ha concluido con una explicación de la importancia de los sentidos en la ciudad. García-Delgado ha mencionado que la vista fue el sentido que impactó a Jaume I al llegar, el tacto se relaciona con la tierra, el sonido representa el mar y, por último, el olor de curtidores y especias aromáticas.