Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Comerciantes confían en que el Black Friday impulse el consumo, pese a posibles consecuencias negativas.

Comerciantes confían en que el Black Friday impulse el consumo, pese a posibles consecuencias negativas.

PALMA, 18 Nov. - Los comerciantes de las Islas esperan que el 'Black Friday' que se celebra el próximo viernes 24 de noviembre acelere el consumo, lastrado por la inflación y las altas temperaturas --que no invitan a adquirir prendas de invierno--, si bien avisan de que la popularización de esta campaña tiene efectos "contraproducentes".

Tanto los representantes de las patronales del pequeño y mediano comercio como El Corte Inglés constatan que el 'Black Friday' es ya una cita consolidada, y que sirve como "puerta de entrada" a la campaña de Navidad.

"La gente sale a la calle, pasea y tenemos más posibilidades de vender porque hay más movimiento. Para el comercio tradicional es importantísimo, es una campaña de dinamización", ha apuntado el presidente de la Federación Patronal de Empresarios de Comercio (Afedeco), Antoni Gayà.

Con todo, el comercio local advierte de que el 'Black Friday' tiene también efectos "contraproducentes": por un lado, al ser una campaña conocida, los consumidores esperan a que llegue la fecha para comprar, de manera que las ventas se frenan en las semanas anteriores.

Además, la tendencia imperante es que los descuentos se extiendan a más días, constituyendo así un arranque de rebajas que para el pequeño comercio supone "una aberración": "Nos pasamos más meses del año en rebajas que con ventas normales", ha lamentado Gayà.

Igualmente, las patronales han subrayado que a los comercios pequeños "no les queda más remedio" que sumarse a las rebajas, a pesar de que no pueden competir con los descuentos de las grandes plataformas. De este modo, se resignan a participar y queda un escaso margen de beneficio para el comerciante.

En esta línea, las patronales del pequeño y mediano comercio han incidido en la especial dificultad para competir con los gigantes del comercio digital, porque "no juegan con las mismas reglas" en cuanto a tributación, una realidad que reclaman atajar desde las administraciones.

"Si todos compramos en el comercio local, hacemos una economía circular, y eso se traslada a los servicios públicos. En cambio, las grandes plataformas no cotizan en España", ha razonado el presidente de la Asociación del Pequeño y el Mediano Comercio de Mallorca (Pimeco), Bernat Busquets, que coincide con Gayà en que supone una "competencia desleal".

Por lo general, los descuentos que se pueden esperar pueden rondar el 20 o 30 por ciento, si bien puntualmente algunos productos pueden ofrecer rebajas más agresivas. "Cada comercio intentará hacer el máximo descuento posible entre sus márgenes", ha incidido Busquets.

Desde El Corte Inglés han adelantado que habrá descuentos superiores al 30-40 por ciento, especialmente en confección, si bien la campaña afectará a todo tipo de productos.

El responsable de Relaciones Institucionales de El Corte Inglés en Baleares, Antonio Sánchez, ha destacado especialmente la actividad en juguetería --uno de los sectores donde más se nota el adelanto de compras de Navidad, puesto que determinados juguetes se agotan para las fiestas--, si bien el Black Friday también sirve a las familias para "equiparse de cara al invierno" en productos de hogar.

Sánchez ha comentado que las compras navideñas en el Black Friday son algo "ya muy consolidado dentro del comportamiento del consumidor", aunque "no se nota tanto" en alimentación por la fluctuación de precios. Desde la cadena esperan que la bonanza macroeconómica incentive la confianza de los hogares a la hora de gastar y financiar determinadas compras.

La asociación de Consumidores y Usuarios de Baleares (Consubal) ha animado a aprovechar las ofertas, pero comprar sólo lo necesario. "Es un buen momento para comprar, siempre y cuando nos adaptemos a nuestras posibilidades y que lo que compremos realmente sea algo que necesitemos", ha indicado el presidente, Alfonso Rodríguez.

Rodríguez ha comentado que aunque se dan algunos fraudes con descuentos que no son tales --vendedores que suben los precios artificialmente un mes antes para bajarlos después, por ejemplo--, "hay mucho más de leyenda urbana de lo que pasa realmente".

Además, desde Consubal han señalado que la mayoría de descuentos fraudulentos se dan en Internet, donde se nota especialmente el incremento de actividad en esta fecha. La asociación elaboró una encuesta que reflejaba que el 87 por ciento de los sondeados iba a comprar en el Black Friday, y la mayoría de ellos lo piensan hacer por Internet.