• domingo 25 de septiembre del 2022

El acusado de agresión sexual a una mujer afirma que fue ella quien deseó efectuar una práctica 'sado' y que él se negó

img

La mujer afirma que el hombre la conminó: "Me mencionó que si verdaderamente creía que él no era con la capacidad de matar a absolutamente nadie, que absolutamente nadie me echaría de menos por el hecho de que yo se encontraba sola en la isla"

PALMA, 22 Sep.

Un hombre acusado de atacar sexualmente a una mujer sometiéndola a prácticas no permitidas se ha defendido este jueves, en el juicio en la Audiencia Provincial, asegurando que fue ella quien deseó que realizaran una práctica sadomasoquista, y que él no se sentía cómodo y deseó parar.

La Fiscalía le acusa de atacar sexualmente a su pareja y de golpearla en el momento en que trató de resistirse, y solicita para él una lástima de siete años de prisión por un delito de agresión sexual y otro de lesiones, tal como una indemnización de unos 1.200 euros.

Los hechos se remontan a una madrugada de agosto de 2019, en Mallorca. En el juicio los dos han coincidido en que sostenían relaciones ocasionales de corte sadomasoquista, y que aquella noche habían quedado en el hogar de él para tener sexo.

Sin embargo, el fiscal mantiene que a lo largo del acto el hombre sometió a la mujer a una dura práctica sexual, y que prosiguió haciéndolo más allá de que ella se negaba. Entonces, presuntamente habría tratado de penetrarla vaginalmente sin lograrlo por la resistencia que ella ofreció, cerrando las piernas, y habría reaccionado ferozmente.

El hombre, que ha respondido a las cuestiones de la Fiscalía y de su defensa pero no al letrado de la víctima, ha negado esta versión este jueves. Según explicó, llevaban un tiempo viéndose en encuentros sexuales que se fueron acentuando. "Ella comenzó a solicitarme que me pusiese mucho más belicoso y jugara a su papel, en el que ella era sumisa", ha proclamado.

Así, el hombre ha sostenido que ella deseaba que fuera "mucho más bestia" y que entraba en ese "juego" que ella le solicitara parar en el momento en que de todos modos deseaba que prosiguiera: "Según ella yo era bastante blando". En este sentido, no tenían pactada ninguna keyword de seguridad para señalar al otro cuándo deseaban parar enserio.

El acusado ha añadido que es culturista y en ese instante pesaba cerca de 112 kilogramos. "Ella pesaría la mitad que yo. Yo no deseaba hacerle daño y ella me solicitaba mucho más. Me llegó a soliciar que le pegase", explicó. El procesado asimismo dijo que, para en el momento en que sucedieron los hechos, él deseaba distanciarse pues "era una relación bastante tóxica" y le preocupaba que, con las prácticas sadomasoquistas que hacían --que podían dejar fabricantes y lesiones--, tengan la posibilidad de finalizar acusándole de algún delito.

El día de los hechos, según el acusado, la mujer le envió vídeos íntimos --que se han aportado como pruebas a la causa-- y le solicitó citarse, pero en el momento en que comenzaron a sostener relaciones "ella comenzó a decir 'no, mi amo'" y él paró. Siguiendo con la versión del procesado, ella habría insistido en proseguir y le habría pedido una cierta práctica sexual anal, y él, "agotado", le mencionó que se fuera y que no deseaba proseguir con esto. "Se puso combativa y comenzó a pegarme", ha contado.

Fue el hombre quien llamó a la Policía. La grabación de la llamada es otra de las pruebas en el trámite y se ha reproducido en la Salón. En ella se escuchan chillidos de fondo mientras que el hombre afirma a la operadora de que la mujer le está hiriendo y solicita que "por favor" venga la Policía.

Por su parte, la mujer ha sostenido en el juicio, en el que ha proclamado por vídeoconferencia, que el hombre procuró forzarla más allá de que ella no deseaba proseguir. "Me viró, me cogió del cuello y también procuró penetrarme vaginalmente", ha contado.

A esto ha añadido supuestas amenazas de muerte. "Me puso contra la pared, me miró a los ojos y me mencionó que si verdaderamente creía que él no era con la capacidad de matar a absolutamente nadie, que absolutamente nadie me echaría de menos pues yo se encontraba sola en la isla", ha proclamado.

La mujer ha matizado que ella había accedido a sostener sexo por el culo pero que en el momento en que han comenzado le se encontraba "doliendo bastante" y le solicitó reiteradamente parar.

En este sentido, se mostró persuadida de que el acusado tenía intención de maltratarla y atentar contra su independencia sexual, fuera del juego de relaciones "especiales" que los dos venían sosteniendo. "Hay una diferencia entre decir que no en el contexto de un juego y que no por el hecho de que te hace daño. Este señor me dobla en peso y altura. En ese instante temes por tu vida. Y yo pienso que en esas situaciones el juego se ha acabado", ha incidido.

La mujer explicó que el hombre la inmovilizó estando desviste y que continuó de esta forma hasta el momento en que llegó la Policía Local, un tiempo que le pareció "una eternidad".

La víctima asimismo dijo que fue el acusado quien ha propuesto esas prácticas sexuales pues "era su ilusión" y "fantasía", y que ella cedió pues se encontraba "obnubilada" por él. También ha podido confirmar que no tenían pactada una palabra de seguridad: "Él solito sabía en el momento en que me hacía daño y en el momento en que no".

Otra prueba reportaje son los mensajes de WhatsApp entre los dos antes del hecho, y asimismo un mensaje que la mujer envió posterior a la demanda, y al que el hombre no respondió pues tenía una orden de alejamiento y prohibición de comunicación. En esta leyenda la mujer le solicitaba charlar para mencionarle algo "fundamental" y le advertía de que está "en juego" su "futuro". La mujer dijo que "deseaba arreglar las cosas sin pasar por este martirio que fueron estos tres años". "Estuvo semanas llamándome y utilizaba cualquier género de comunidad para procurar contactar conmigo", dijo por su lado el acusado.

La Policía Local llegó al hogar tras la llamada del acusado al 112 y se hallaron a los dos "bastante relajados los 2". Los policías contaron que la mujer no lloró ni chilló y que en verdad, mientras que el acusado daba su versión --sobre que era él quien se había negado a una práctica sexual y que ella le había agredido-- ella "asentía" y no le contradijo en ningún instante.

Sin embargo, "en el final", en el momento en que han comunicado que no se lo iban a llevar detenido, "ella mencionó que iba a denunciar pues había habido una agresión sexual" y llamaron a la Guardia Civil. Los agentes han correcto que les sorprendió esta actitud de la mujer, pues "no se la veía reaccionar de manera emotiva en relación a lo que contaba que había ocurrido". Tampoco mentó las amenazas.

En cambio, la gobernante de la Guardia Civil que ha comparecido sí ha proclamado que halló a la mujer con "un estado de nerviosismo bastante visible".

Por su parte, la sicóloga que asistió en terapia a la mujer en los meses siguientes a los hechos explicó que sus síntomas eran "compatibles con un trastorno de agobio postraumático", y aseguró que no apreció "ningún atisbo" de que estuviese fingiendo o manipulando el relato.

En la visión asimismo ha comparecido un viejo amigo de la víctima que ha acusado a la denunciante de engañar sobre éste y otros teóricos casos de crueldad sexual por la parte de otra gente. Según el testigo, "cada fin de semana habían abusado de ella" y esta clase de capítulos "se iban juntando y por el momento no era habitual".

Para mayor énfasis, el testigo ha señalado que en una ocasión la mujer le contó que un popular rapero de Zaragoza la habría "violado y tirado atada al río Ebro". Al principio se creyó el relato sobre el hecho con el acusado: "Me contó que la violó y que le procuró matar asfixiándola cantándole una nana". Pero "la noche siguiente ahora se encontraba de jauja" y por último el testigo le ha dicho "que no podía mucho más con esta sarta de patrañas" y que "por el momento no deseaba ser su amigo".

Este testigo asimismo ha proclamado que la denunciante se encontraba "ofuscada con ser la pareja" del acusado, y que le mencionó que iba a "cargárselo", "en el sentido de ponerlo preso".