• sábado 24 de septiembre del 2022

El campo de aviación de Palma registra 2 vuelos anulados y 4 retrasos por la huelga de Ryanair

img

PALMA/MADRID, 20 Jul.

La huelga de los pasajeros de cabina de usuarios (TCP) españoles de Ryanair empieza este miércoles con un total de 2 vuelos anulados y 4 retrasos en las operaciones del campo de aviación de Palma, conforme han informado los sindicatos.

De este modo, en el grupo de bases de Ryanair en España se han registrado un total de 6 vuelos anulados y 28 retrasos. Cuatro de las cancelaciones se han producido en vuelos entre Barcelona El Prat y las ciudades de Bruselas y Milán (ida y vuelta) y las otras 2 en operaciones entre Madrid y Palma de Mallorca (ida y vuelta).

En lo que tiene relación a los retrasos, a la primera hora la huelga de los TCPs ha causado un total de 28 retardas de operaciones (8 salidas y 20 llegadas).

La mayor afectación está en estos instantes en el campo de aviación de Barcelona (12 retrasos en suma) y Palma de Mallorca (4 vuelos retardados en conjunto). Le prosiguen Girona (1), Madrid (3), Málaga (1), Sevilla (1), Valencia (1), Alicante (2), Santiago de Compostela (2), Ibiza (1).

Los TCPs de la compañía aérea de bajo coste irlandesa están citados a novedosas jornadas de huelga esta semana, específicamente desde el primer día de la semana y hasta el jueves.

Los paros en Ryanair, citados por los sindicatos USO y Sitcpla en sus bases españolas, proseguirán a lo largo de lo que queda de julio, con otra serie de 4 días entre el 25 y el 28.

Los convocantes demandan a la compañía aérea retomar la negociación de un convenio colectivo "que recoja unas condiciones laborales dignas y bajo la legislación de españa para sus trabajadores".

Desde que se iniciara la primera convocatoria de huelga en el mes de junio, son ahora 285 los vuelos anulados; 2.384 retrasos; mucho más de 50.000 usuarios damnificados; 8 trabajadores despedidos y mucho más de 70 procesos disciplinarios libres contra los trabajadores.

Tanto USO como SITCPLA estiman que la intervención del Gobierno se hace "indispensable" para solucionar el enfrentamiento y para obligar a Ryanair a realizar la ley.

En su opinión "una gran parte del inconveniente es la sepa de acción por la parte del Ministerio de Trabajo y de Transportes, su indiferencia, que solo favorece a una compañía que fundamenta su negocio en la vulneración de derechos, tanto de sus trabajadores como de sus usuarios".

"Solo demandamos el cumplimiento de la legislación laboral y que la compañía vuelva a sentarse con nosotros para cerrar un convenio colectivo para los TCPs. No solicitamos subidas de salario del 167% como arguye Ryanair, sino más bien actualizaciones salariales que van desde el 8% para las categorías superiores hasta el 16%, para esos trabajadores que no llegan al SMI", defienden los sindicatos.

Para hallar esa actuación por la parte del Gobierno se han dirigido necesidades a los ministerios de Trabajo y Economía Social y de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, tal como al Defensor del Pueblo.