Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

El estado de conservación de las aves rapaces es apreciado por el Govern, aunque existe preocupación por la evolución del águila pescadora.

El estado de conservación de las aves rapaces es apreciado por el Govern, aunque existe preocupación por la evolución del águila pescadora.

PALMA, 22 Noviembre - Las aves rapaces de Baleares presentan en general un buen estado de conservación, según los resultados del seguimiento de la nidificación realizado por el Govern durante este año. Sin embargo, preocupa la situación del águila pescadora en Mallorca.

La Conselleria de Agricultura, Pesca y Medio Natural ha informado que el Servicio de Agentes de Medio Ambiente y el Servicio de Protección de Especies han llevado a cabo el seguimiento de estas aves protegidas a través de visitas de observación en los territorios y los nidos. En Menorca, además, ha participado el Consell Insular.

El objetivo de este seguimiento ha sido evaluar el desarrollo de la reproducción, la ocupación de territorios y nidos, la puesta, la eclosión, el éxito reproductor y la productividad. Las visitas se han realizado por tierra y por mar, utilizando embarcaciones y medios ópticos.

Los datos obtenidos revelan que el estado de conservación de estas aves es en general favorable, aunque preocupa la evolución del águila pescadora en Mallorca, especialmente en la Serra de Tramuntana y la zona de Poniente.

La Conselleria ha recordado que las aves rapaces son especies frágiles debido a su posición en la cadena trófica y a su escasa presencia en un archipiélago alejado del continente, por lo que es necesario vigilarlas y aplicar medidas de conservación para garantizar su supervivencia. Para ello, es necesario obtener datos de campo sobre su demografía y distribución anuales y estudiar su tendencia.

El seguimiento anual se realiza a las especies de aves rapaces incluidas en los catálogos estatal y autonómico de especies amenazadas. Estas especies son: el milano y el águila perdicera, en peligro de extinción, y el águila pescadora, el buitre negro y el alimoche, consideradas especies vulnerables. También se realiza un seguimiento anual del buitre leonado, una especie no amenazada pero protegida.

En Mallorca se han revisado 35 nidos y se han encontrado ocho parejas territoriales, de las cuales siete han realizado puesta y cinco han tenido éxito en la reproducción, dando lugar al nacimiento de diez pollos.

Estas cifras son bajas, ya que se ha observado una disminución de una pareja en comparación con 2022 y tres parejas menos que en 2021. Esto indica que los ejemplares reproductores de Mallorca están sufriendo interferencias durante la época de reproducción que deben ser detectadas y corregidas.

En el Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera se han encontrado seis parejas territoriales, después de revisar siete nidos conocidos. De estas parejas, cinco han tenido éxito en la reproducción, con un total de cinco crías. Se ha observado una disminución en el número de parejas territoriales en este espacio protegido pero se mantiene el número de ejemplares que han volado en comparación con el año anterior.

En Ibiza no ha habido éxito reproductor este año. En los tres territorios conocidos se ha iniciado la reproducción en dos parejas, pero solo una de ellas ha tenido puesta y finalmente no ha nacido ninguna cría.

En Menorca la reproducción ha sido más exitosa. De las seis parejas conocidas, cinco han tenido puesta y cuatro se han reproducido con éxito, con un total de ocho pollos. La Conselleria ha destacado que ha sido un buen año para esta especie en la isla.

En Mallorca se han visitado 174 nidos, de los cuales 47 estaban ocupados. Se ha observado puesta en 42 de estos nidos y se ha encontrado un mínimo de 71 crías. En comparación con el año pasado, se han revisado menos nidos ocupados (142 en 2021) y se ha observado un número mínimo de pollos (97 en 2021). En Mallorca se realiza un estudio de parejas reproductoras cada cuatro años.

En Menorca se han detectado 62 parejas, siete menos que el año anterior, con una producción de aproximadamente 90 crías.

La reproducción del buitre negro y el buitre leonado se da únicamente en Mallorca. En el caso del buitre negro, de los 44 nidos ocupados, se ha observado puesta en 42 y finalmente han volado 34 crías. En cuanto al buitre leonado, este año se han detectado en Mallorca 25 parejas, con una producción total de 15 pollos.

En cuanto al águila perdicera, su reproducción también se observa únicamente en Mallorca. Este año se han registrado diez parejas, de las cuales seis se han reproducido y se han contado al menos ocho crías, lo que indica cierta estabilidad de la especie.

En Menorca se han contabilizado un total de 62 parejas. Este número ha aumentado en comparación con las 50 parejas que se mantenían en los últimos veinte años.

En Mallorca se ha observado una pareja que se reproduce en la costa de la zona norte de la Serra de Tramuntana.

Todas estas especies están incluidas en el Plan de conservación y recuperación de las rapaces diurnas de Baleares (Plan Terrasse).

Este mes de noviembre se ha celebrado en la Conselleria la reunión anual para compartir todos estos resultados, en el marco del contrato de Actuaciones de Recuperación de Especies Silvestres que ejecuta SEO/BirdLife.

En la reunión se analizó la situación de las aves rapaces catalogadas de Baleares y se expuso el trabajo realizado por las empresas eléctricas para corregir las infraestructuras y evitar colisiones y electrocuciones. También se estudiaron las causas de entrada de rapaces heridas en el centro del Consorcio para la Recuperación de la Fauna de las Islas (Cofib) y se abordó la problemática relacionada con la seguridad aérea por parte de Aena.

En el encuentro participaron representantes de la Administración, entidades y sectores profesionales implicados en la conservación de las rapaces.