• domingo 25 de septiembre del 2022

El Govern va a abrir este verano la línea de 20 millones para comunidades energéticas en los polígonos industriales

img

PALMA, 1 Jul.

El vicepresidente del Govern y conseller de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática, Juan Pedro Yllanes, anunció este viernes, en el contexto de la visita a la industria Hierros y Aceros de Mallorca, que el Govern va a abrir en verano la línea dotada con 20 millones de euros para entablar comunidades energéticas en los polígonos industriales.

En una nota de la presna, la Conselleria de Transición Energética indicó este viernes que aa obertura de la línea P5.L4 del Plan de Inversiones en Transición Energética de las Illes Balears (PITEIB) para entablar comunidades energéticas para polígonos, así como se hace en ayuntamientos como Sant Lluís en Menorca o Marratxí en Mallorca, va a suponer el comienzo de las inversiones procedentes del Plan de 233 millones de euros únicos para la transición energética.

Durante la visita se vió un caso de muestra de una industria que ha ejecutado actuaciones subvencionables con convocatorias afines de la administración con el propósito de producir energía limpia y económica y de esta forma abaratar su factura eléctrica.

Concretamente, Hierros y Aceros de Mallorca hizo una instalación de 99,6 kW de capacidad merced a una subvención de 15.000 euros de la convocatoria FOTEMPAR 21. La Conselleria ha señalado que la instalación total ha supuesto una inversión total que sobrepasa los 50.000 euros.

En expresiones de Yllanes, "este verano vamos a dar el pistoletazo de salida a las inversiones procedentes del PITEIB". "Pasamos de la teoría a los hechos, puesto que con la llegada de los 233 millones vamos a poder ofrecer enormes pasos en la descarbonización de las Islas y en la democratización de la energía", dijo.

A partir de septiembre, según el conseller, "con la obertura de la primera convocatoria centrada en la constitución de comunidades energéticas, observaremos como este dinero llega a la ciudadanía y a las compañías. Los desenlaces van a ser perceptibles y palpables. Creo que comenzar por llevar a cabo de los polígonos unos espacios mucho más verdes y descarbonizados es una buena nueva para las Illes Balears".

A la visita asimismo han asistido el directivo General de Política Industrial, Antoni Morro; el directivo gerente del IBE, Ferran Rosa; la Directora General de Hierros y Aceros de Mallorca, Marta Garcés y el adjunto a Dirección de Hierros y Aceros de Mallorca, Juan Carlos Ramon.

En este sentido, Garcés ha señalado la relevancia del campo industrial, "que dejó que no se generara un desabastecimiento de acero, por poner un ejemplo, a lo largo de la pandemia". "Hierros y Aceros tiene desde hace unos años la determinación de ser sostenible y fomentar la economía circular a través del aprovechamiento y reutilización de nuestras materias primas tal como en este momento con la solarización de nuestras naves industriales", ha asegurado.

Esta línea está obtenida en el quinto programa del PITEIB, que prevé la inversión de 68 millones de euros para la generación y almacenaje de energías renovables distribuidas y que sean socialmente justas.

Concretamente, la línea 4 de este programa prevé un presupuesto de 20 millones de euros para detallar comunidades energéticas, unas instalaciones clave para proseguir con el desarrollo de democratización de la energía en las Illes Balears y que tiene como propósito el apoderamiento de la ciudadanía como partícipe de este desarrollo.

El Govern cree que las comunidades energéticas locales son una parte clave en el impulso de la democratización de la energía, en la medida en que dejan la explotación colectiva de los elementos energéticos con una finalidad cooperativa y de abaratamiento de la factura y no de lucro, de manera que hacen más fácil la contestación a 2 problemáticas esenciales, como son la urgencia climática y el coste alto de la factura energética.

Así, estas no solo hacen más fácil el ingreso a una energía mucho más económica, sino contribuyen a llevar a cabo llegar el autoconsumo energético a usuarios con menor aptitud de inversión. Con este emprendimiento se quiere acrecentar claramente la resiliencia de las compañías del ámbito industrial y hallar no solo un abaratamiento de los costos, sino más bien asimismo una cultura de colaboración entre estas.

En Baleares hoy día hay tres proyectos de puesta en marcha de una red social energética. Uno está en Sant Lluís (Menorca) y los otros 2 están ubicados en Calvià y Marratxí (Mallorca).

La red social energética del polígono empresarial de Sant Lluís es la primera que se construyó en Menorca y tiene la participación de 13 compañías, del Instituto Balear de la Energía (IBE) y del Ayuntamiento de Sant Lluís, aparte del acompañamiento de Menorca Preservation, que ha financiado el aparato técnico para la creación de esta entidad.