• domingo 25 de septiembre del 2022

El juicio contra la asaltante de iglesias de Palma se festejará el 14 de noviembre

img

Fiscalía solicita cinco años y siete meses de prisión para la acusada que fué detenida en múltiples oportunidades por ingresar en iglesias de Palma para amenazar de muerte a religiosos y atacar a feligreses

PALMA, 19 Jul.

El juicio contra la mujer acusada de asaltar múltiples iglesias de Palma para amenazar de muerte a religiosos y atacar a feligreses, hechos por los que la Fiscalía pide cinco años y siete meses de prisión, se festejará el próximo 14 de noviembre.

Así quedó señalado una vez que no haya habido acuerdo en la perspectiva conmemorada este martes en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares.

El Ministerio Fiscal le asigna delitos de amenazas, daños, contra los sentimientos religiosos, castigo, hurto con crueldad y lesiones. Los hechos se fueron cometiendo consecutivamente desde 2018 y la Policía Nacional la ha detenido en múltiples oportunidades. De hecho, la mujer está en prisión provisional desde febrero del año en curso, en el momento en que fue detenida por última vez.

En estos años, el fiscal cuenta una secuencia de ataques a iglesias de Palma y mantiene que la acusada está movida en "todos y cada uno de los casos" por un "visible ánimo de menosprecio" hacia los curas, párrocos, sacristanes o particulares que prestan sus servicios religiosos o forman parte en actos religiosos propios de la religión católica.

En el escrito de Fiscalía se narran distintas capítulos, el último en el mes de diciembre de 2021, en el momento en que la mujer abordó al párroco de la iglesia Sant Miquel y también procuró ofrecerle un tortazo en la cara, llegando a arrancarle la mascarilla mientras que le afirmaba "eres Satanás, yo no me marcho de aquí por el hecho de que soy la jefe" y "no te he pegado pues el día que te pegue no te marchas a alzar".

Días después, sigue el fiscal, la mujer le dio un fuerte golpe al párroco en la espalda mientras que le afirmaba a familiares de este: "Es al cura al que deseo matar".

Fiscalía resalta que la acusada fué diagnosticada en múltiples oportunidades de anomalías de la salud mentales. Por ello, remarca que concurre la coyuntura atenuante de trastorno psíquico, si bien asigna la agravante de discriminación por religión.

Además de los años de prisión, el fiscal solicita que la procesada sea internada a lo largo de 18 años en un centro siquiátrico y una indemnización de 1.650 euros por perjuicios morales y lesiones.