• martes 31 de enero del 2023

El Jurado afirma culpable al hombre que confesó haber matado a su tío asfixiándole en Inca

img

La Fiscalía rebaja a diez años de prisión la solicitud como condena

PALMA, 25 Ene.

El Tribunal del Jurado ha proclamado este miércoles culpable de homicidio al hombre que confesó haber matado a su tío, de 78 años, asfixiándole en Inca.

El Jurado emitió un veredicto de responsabilidad tras un par de días de juicio en la Audiencia Provincial de Baleares, donde el hombre sostuvo la versión que dio a la Policía tras el delito: que a lo largo de una discusión, "perdió los papeles" y acometió a su tío, taponándole las vías respiratorias, hasta el momento en que lo mató.

El Jurado no ha considerado demostrado que el acusado tuviese intención de matar a su tío, sino "su intención era hacerle enmudecer", pero sí afirma que actuó siendo siendo consciente del mortal resultado, por el tiempo que precisó sostener la presión sobre la víctima para ocasionarle la desaparición.

El Jurado asimismo ha acogido la atenuante de confesión planteada por la Fiscalía y la defensa, puesto que el hombre llamó a la Policía Local de Inca dando su nombre y dirección y comunicando que había matado a su tío.

Tras el veredicto, la Fiscalía al final ha rebajado a diez años de prisión la pena de prisión que pide, inicialmente de 12. La defensa se ha adherido a la solicitud de la fiscal. El juicio quedó visto para sentencia.

El delito sucedió el 23 de febrero de 2021, entre las diez.00 y las 11.00 horas. La víctima era hermano del padrastro del acusado y los dos convivían en un residencia de Inca desde hacía unos meses. El hombre explicó que se inició una discusión entre los dos en el momento en que su tío comenzó a hablarle de religión y política.

"Me afirmaba cosas como que las mujeres han nacido para criar hijos, y que quitan el trabajo a los hombres y que yo debía darme cuenta", declaró en la diligencia de reconstrucción de los hechos, tras el delito. Cuando el adulto mayor nombró a su madre, casada con el padrastro del acusado --y hermano del fallecido--, perdió los papeles.

De este modo, aceptó que en un instante particular agarró al adulto mayor poderosamente por la nuca con una mano al paso que con la otra le tapó la boca y la nariz realizando presión, al paso que le afirmaba "cállate, cállate".

Así lo arrastró por la habitación y lo puso sobre la cama, donde sostuvo la presión hasta el momento en que por último, le provocó la desaparición por asfixia. Tras esto, el acusado quitó las botas al cadáver, le puso una almohada bajo la cabeza y lo tapó con una sábana.

Tras el delito el hombre fue a sacar dinero a una sucursal bancaria y también logró la adquisición, dejando el cadáver en la vivienda. A las 11.50 horas la cámara del cajero le captó retirando el dinero en efectivo. Según su versión, lo logró pues su tío, antes de la discusión, le había solicitado sacar 600 euros con su cartilla y depositarlos en una caja en el hogar.

En la reconstrucción de los hechos, la juez preguntó al acusado por qué razón lo logró, si el adulto mayor ahora había fallecido. El procesado contestó que en el momento en que su tío "marcaba una cosa lo debía llevar a cabo", que era algo que tenía muy interiorizado. No se quedó el dinero y los agentes confirmaron que estaba en la caja indicada por el homicida.

Los rastros compendiados por los especialistas forenses y de criminalística revelan que la víctima del trató de defenderse de su sobrino mientras que éste le ahogaba. Lo patentizan los restos de piel del acusado encontrados bajo las uñas del fallecido o las lesiones que muestra el creador confeso.

La patóloga que se ocupó de la autopsia resaltó la particular puerta de inseguridad del adulto mayor, no solo por su avanzada edad sino más bien asimismo por el hecho de que en su cuerpo se observaban viejas lesiones y consecuencias de un incidente sufrido hace un tiempo --un incidente de motocicleta en 1964, según la información aportada por el homicida confeso--. Según la forense, ello ha podido ayudar a que la víctima "tuviese menos aptitud de repeler la agresión".

Más información

El Jurado afirma culpable al hombre que confesó haber matado a su tío asfixiándole en Inca