• sábado 28 de enero del 2023

El jurado habitual ve culpable al hombre que asesinó a su exmujer al golpearle la cabeza con una piedra en Palma

img

Fiscalía y acusaciones solicitan 23 años de prisión para el procesado

PALMA, 20 Oct.

El jurado habitual emitió este jueves un veredicto de responsabilidad hacia el hombre acusado de matar a su expareja y prima, con la que tenía 4 hijos en común, al estimar que cometió un delito de asesinato con alevosía, introduciendo además de esto los agravantes de género y vínculo.

El Ministerio Fiscal solicita por último 23 años de prisión para el varón, exactamente la misma la acusación especial en representación de los progenitores y hermanos de la fallecida, y la acusación de la Comunidad, que pide 23 años y medio. Además, demandan que indemnicen a los hijos de la víctima con cien.000 euros a cada uno de ellos y a los progenitores, con 50.000. El juicio quedó visto para sentencia.

En aspecto, el tribunal del jurado ve demostrado que el acusado golpeó repetidamente a la víctima el día de los hechos en el lapso de una discusión, clavándole un destornillador y, al meditar que la había matado, la metió en el maletero.

Posteriormente abandonó el sitio y se dirigió al Camí de Ca na Verda, logrando la mujer escapar del guardamaletas a lo largo del camino y también iniciándose un forcejeo que provocó que el sujeto perdiese el control del vehículo y lo estampara contra un bloque de cemento, instante que la perjudicada aprovechó para huír más allá de las lesiones.

Sin embargo, el sujeto le dio alcance, agrediéndola repetidamente, pegando su cabeza contra una pared y después, en reiteradas ocasiones, con una piedra hasta ocasionarle la desaparición. Después procuró liberarse de la documentación de la mujer y de su cuerpo, desnudándolo y tirándolo al torrente, tapándolo con ramas y malezas.

El jurado establece además de esto que la víctima estuvo en todo instante en situación de indefensión. Además, contempla los agravantes de género, al comprender que el procesado cometió el delito como manifestación de dominio y control sobre su pareja al meditar que sostenía una relación con otro hombre.

También ven probado el agravante de vínculo, basándose en el libro de familia, los años de relación sentimental y los 4 hijos que tenían en común.

Con todo, el tribunal del jurado vió asimismo probadas las mitigantes de toxifrenia suave y de confesión tardía.

Los hechos sucedieron el 3 de noviembre de 2020, en el momento en que víctima y procesado han quedado un mes tras romper su relación para arreglar un tema relativo a sus hijos.

Una vez llegaron a un aparcamiento ubicado en el Polígono de Son Rossinyol, y estando en el turismo, se inició una discusión entre los dos y el sujeto comenzó a golpearla reiteradamente por múltiples unas partes del cuerpo, llegando a clavarle un destornillador, y más tarde la ingresó en el maletero.

"Pensaba que había fallecido, en ese instante mi cabeza se encontraba como se encontraba y entre el alcohol y las drogas no pensé nada", confesó a lo largo de su declaración. Además, tiró el móvil en el sitio antes de abandonarlo para complicar la ubicación.

A continuación, se dirigió con el vehículo al Camí de Ca Na Verda, logrando la víctima escapar del guardamaletas. En ese instante, el hombre perdió el control y chocó contra unos bloques de cemento, momento que la mujer aprovechó para huír.

Sin embargo, el sujeto la alcanzó, la arrastró y la empujó contra una pared, golpeándole al final la cabeza con una piedra hasta ocasionarle la desaparición.

Para eludir ser descubierto, desnudó a la víctima y tiró su cuerpo a la región del torrente, realizando lo mismo con su documentación y efectos personales. "Se encontraba asustado y nerviosísimo, recuerdo que le quité la ropa y la tiré, no sabía lo que hacía", aceptó.

El policía solicitado de custodiar al acusado aseguró frente al Tribunal que, estando en el precalabozo, le confesó que había estado "tratando eludir" a su mujer desde el instante en que rompieron la relación "pues sabía que iba a pasar lo que ocurrió".

Además, resaltó la "calma asombrosa" con la que relató los hechos una vez detenido. "Era un monólogo, se puso parado, me preguntó si su mujer se encontraba fallecida y comenzó a verbalizar", especificó el agente, que negó que el procesado aparentara estado de embriaguez o de haber consumido drogas en el instante de los hechos.

Estando en el precalabozo, el sujeto le contó asimismo la discusión que se inició a lo largo del acercamiento con su expareja y que terminó perdiendo el control del vehículo, instante en que ella logró escapar del vehículo.

"Después la persiguió, le golpeó la cabeza contra una pared, la arrastró hasta el vehículo y le golpeó otra vez la cabeza con una piedra", al unísono que "la acuchilló en tres oportunidades con un destornillador que tenía en el vehículo", atestiguó el agente, según la confesión del detenido.

Asimismo, asimismo le reconoció que "la desnudó y la arrastró hacia un torrente o una región frondosa".

En su turno de declaración, el médico forense que efectuó la evaluación sicológica al acusado aseguró que su aptitud psíquica era "completamente habitual" en el momento en que cometió el delito y que tenía "una aptitud intelectual que deja con perfección el abordaje de lo sucedido".

También añadió que el procesado "aun suprimió la oportunidad de que el consumo de las substancias que adujo pudiese estar relacionado con los hechos".

Por su parte, entre las forenses que practicó la autopsia al cuerpo de la fallecida señaló que se advirtieron multitud de lesiones en la cabeza como producto de golpes de "mucha intensidad", producidos "por un elemento contundente de partes irregulares", como una piedra. Estos golpes en la cabeza generaron por su parte fracturas irradiadas por el cráneo de la víctima.

Asimismo, en los brazos de la fallecida había fabricantes de agarre, aparte de raspones en otras unas partes del cuerpo y una herida producida por un elemento puntiagudo, como un destornillador, en el tórax. Su cuerpo fue encontrado desvisto en situación fetal, con la cabeza en dirección al torrente y tapado con ramas y malezas.

Más información

El jurado habitual ve culpable al hombre que asesinó a su exmujer al golpearle la cabeza con una piedra en Palma