• sábado 28 de enero del 2023

El Parlament valida el Decreto ley que tiene dentro la construcción urbanística en Baleares

img

Mir llama a la "compromiso" de la derecha, que "siempre y en todo momento está en oposición a cualquier medida ambiental y territorial"

El PP piensa que el "decretazo" crea "inseguridad jurídica y agudiza el inconveniente de la vivienda"

CS lamenta que el PSIB "ceda a la receta intervencionista de Podemos y MÉS"

PALMA, 24 Ene.

El Parlament ha ratificado este martes el Decreto ley de medidas urgentes en materia urbanística --29 votos a favor y 17 en contra-- para la contención del desarrollo urbanístico de las Islas, "un territorio frágil, vulnerable y con un prominente índice de presión humana que compromete sus elementos naturales".

Así se expresó el conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, a lo largo del enfrentamiento y votación del decreto, realizando además de esto un llamamiento a la "compromiso" de la derecha, que "siempre y en todo momento está en oposición a cualquier medida ambiental y territorial para Baleares".

"Después van a salir por conveniencia política dando relevancia a la urgencia climática y a la sostenibilidad, pero la verdad es que se oponen a cualquier medida territorial y ambiental que se intente desarrollar en estas Islas", ha criticado el conseller.

En este punto, ha defendido un nuevo modelo territorial apoyado en la contención urbanística, que apueste por la "rehabilitación y renovación urbana en frente de nuevos crecimientos"; el promuevo del empleo de aguas regeneradas, por servirnos de un ejemplo para la limpieza de equipamientos municipales o riego de jardines públicos; la restricción del número de piscinas en fincas, que se prolonga asimismo en este momento a Pitiusas y no solo a Menorca y Mallorca, o la protección urbanística de cientos y cientos de hectáreas con puntuaciones como la de Área Natural de Especial Interés (ANEI). Además, asimismo hizo referencia a la solución habitacional que ofrece para los pisos de Don Pepe.

"Es compromiso de la multitud que protege estas Islas tomar conciencia y medidas que logren contribuir a cambiar el modelo y la presión que compromete al archipiélago", ha insistido Mir, que ha manifestado asimismo la relevancia de "seguir para ser mucho más resilientes en frente de la urgencia climática, una afirmación cada vez menos aplazable".

El diputado del PP Sebastià Sagreras ha sostenido la situación en oposición a su partido al "decretazo" urbanístico, en tanto que, según dijo, "agudiza todavía mucho más el inconveniente de la vivienda y crea inseguridad jurídica".

En este punto, se ha referido a la "mala práctica" del Govern de "realizar urbanismo vía decreto, y sin tener los consells ni municipios".

"El urbanismo se debe realizar con calma, consenso y diálogo", ha reiterado el diputado 'habitual', que ha contemplado que este decreto "va en oposición a la autonomía de los ayuntamientos".

Por todo ello, ha pedido "por lo menos" su tramitación como emprendimiento de ley, un hecho que se ha rechazado con 29 votos en contra en la cámara. "Corregir es de sabios, es una lástima que los máximos perjudicados sean la multitud y las clases humildes que aspiran a tener una casa".

En este sentido lo ha pedido el diputado de Ciudadanos Marc Pérez-Ribas, que ha criticado asimismo la "vulneración de competencias de consistorios y consells", y que el decreto "no solventa los inconvenientes mucho más apremiantes de la región".

Asimismo, ha recordado que "hubo un tiempo en que el urbanismo lo exponían los urbanistas, que decidían de qué manera se administraba la creación de nuevos espacios", y ha considerado que los expertos del siglo XXI "tienen asimismo presente la sostenibilidad y prevén estas resoluciones".

"La verdad es que tras ocho años de gobierno de Armengol es un lamento de la sociedad balear la constatación del fracaso en políticas de vivienda", pues "charlamos de medidas intervencionistas, populistas y que culpabilizan a extranjeros", ha finalizado.

Por su parte, el representante parlamentario de Vox, Jorge Campos, ha lamentado "de nuevo el despotismo de la izquierda", que actúa "perjudicando dificultosamente el avance económico de la zona".

"Nos cuelan limitaciones a los usos urbanísticos que tienen la posibilidad de ejercer los ciudadanos, limitaciones infundadas y desmedidas", ha continuado Campos, que ha tildado de "imposición" el enfrentamiento de este "decretazo".

El último en intervenir fué el representante parlamentario de El PI-Proposta per les Illes Balears, Josep Melià, que ha incidido en su "sorpresa por la poca explicación de emplear la figura del decreto ley, que teóricamente es una salvedad", y por el "poco alcance" de la regla.

"Deseamos contener el desarrollo, pero con cabeza", enfatizó el representante, que ha justificado su abstención y ha pedido su tramitación como emprendimiento de ley.

En afirmaciones a los medios, la organizadora de CS Baleares y representante parlamentaria, Patricia Guasp, ha lamentado que con este decreto el PSIB "ceda a los chantajes y recetas intervencionistas de Podemos y MÉS per Mallorca".

"Estas cesiones lastran el futuro de los jóvenes", ha insistido Guasp, que ha manifestado su "preocupación" por el tema de la vivienda.

En este punto, indicó que desde CS ofrecen un avance sostenible, pero que en ningún caso desean mucho más restricciones. "Requerimos mucho más avance y ellos son todo lo opuesto, el decreto va en oposición a los municipios y consells, y da todo el poder a la Conselleria bajo el paraguas de estimar resguardar el medio ambiente".

El diputado de Unidas Podemos Pablo Jiménez ha considerado, por su lado, que este nuevo decreto trata de ofrecer solución a los "inconvenientes de expansión y desarrollo urbanístico", para "eludir actuaciones no deseadas en el contexto de las previsiones".

Así, ha advertido que "la presión es visible en Baleares, con la progresiva urbanización del medio rural", un hecho que "llama a accionar" y hace "visible la necesidad de resguardar el territorio".

En exactamente la misma línea se expresó la miembro del congreso de los diputados de MÉS per Mallorca Joana Aina Campomar, quien ha alertado del "padecimiento" que sufren los elementos en Baleares, gracias a la "presión" y el coherente "aumento de la demanda", como por poner un ejemplo de agua.

"Nos encontramos enfrente de 2 modelos, el que desea la protección en oposición al que desea el beneficio con independencia del futuro de las Islas", ha sentenciado la miembro del congreso de los diputados, que ha defendido la "supervivencia del modelo económico y popular" del archipiélago.

Desde Més per Menorca, su representante parlamentario, Josep Castells, ha insistido en que la riqueza está en preservar. "Llegamos tarde, pero no debe ser una explicación para no accionar, hay que llevarlo a cabo con compromiso para las generaciones futuras, presentes, para la conservación del medio y asimismo de la riqueza".

En su turno de intervención, el diputado del Grupo Mixto-Gent per Formentera Antonio Jesús Sanz se ha detenido en la solución al inconveniente habitacional de las casas de Don Pepe, en Ibiza, mientras que ha censurado que "ciertos crean que la protección del territorio es cubrirlo de cemento".

Por su parte, el diputado del Grupo Parlamentario Socialista Joan Ferrer ha sentenciado la "malentendida filosofía de la distribución territorial", que "trasladó una presión excesiva de los territorios en un contexto de elementos limitados".

"Es de primero de Geografía que cualquier avance urbano que no cuente con suficientes requisitos está culpado al fracaso", ha remarcado Ferrer, que ha censurado el "urbanismo a la carta" de los 'populares' "según las pretensiones de sus amigos", sin tomar en consideración "las pretensiones reales de la población".

Más información

El Parlament valida el Decreto ley que tiene dentro la construcción urbanística en Baleares