• miércoles 07 de diciembre del 2022

El PIB cayó mucho más de un 21% en media parta de los ayuntamientos de Baleares por la pandemia, según Impulsa Baleares

img

PALMA, 14 Jul.

Un total de 32 de los 67 ayuntamientos de las Islas vivieron un descenso del PIB superior al de la media balear (-21,1%) a lo largo del año en que se inició la pandemia, según indicó este jueves la Federación de Entidades Locales de Baleares (Felib).

En una publicación oficial, la Felib informó de las conclusiones de la sesión de Ágora-Impulsa conmemorada este jueves en la Felib, que ha abordado los efectos de la COVID sobre la composición productiva regional.

De este modo, en medio de estos ayuntamientos están 20 de los 53 de Mallorca, 6 de los 8 de Menorca y los 6 que pertenecen a las Pitiusas. La marcada concentración de la actividad local en los servicios mucho más damnificados por la paralización de la pandemia enseña este resultado, de la misma las construcciones mucho más diversificadas tuvieron un recorte inferior al promedio, como es la situacion de las capitales insular de Palma y Mahón.

El directivo de la Fundación Impulsa Baleares, Antoni Riera, indicó que la caída del PIB nominal fue de entre el 30 y el 50% de la actividad económica en ayuntamientos como Alcúdia, Pollença, Muro o Santa Margalida. "En general, los que llenan el litoral. Está muy relacionado con su composición económica, son los mucho más vinculados al turismo y menos diversificados", aseguró Riera, quien ha incidido en que "la factura de la COVID no fue homogénea".

Riera ha señalado que el ejercicio 2020 lega una foto "atípica, pero muy útil para atisbar la relevancia de ocupaciones que, en situaciones normales, quedaría completamente diluida". Así las cosas, "impulsar el avance de los servicios intensivos en conocimiento, tal como la industria con una intensidad tecnológica alta es clave, sabiendo que las Islas se sostienen entre las diez zonas de europa con una menor especialización".

"Esta fotografía nos asiste a marcar el futuro", aseguró Riera, al unísono que ha subrayado que pasa por "la necesidad de seguir en construcciones económicas mucho más independientes" y de este modo, de cara a un futuro, "realizar en frente de nuevos capítulos afines a una pandemia o a una guerra".

Se trata, al fin y al cabo, de "explotar las bases de conocimiento o industria de alta tecnología por el cambio que precisa Baleares". La radiografía efectuada exhibe que "si bien semeja que no cambió nada, se han acelerado cambios que tardan bastante en ocurrir. La economía todavía es muy experta en servicios pero hay una reespecialización en el campo. Hay que realizar mucho más complejo el turismo, es la manera de sofisticar la composición económica", dió Riera entre las claves para sostener el cambio preciso.

Según el especialista, los servicios intensivos en conocimiento se abren paso y es un empuje que no hay que perder en los próximos ejercicios. "Se ha producido un cambio de pesos sectoriales. Ha crecido la agricultura, la construcción y la industria y, por vez primera en 34 años, ha descendido el peso del ámbito servicios. Igual sienta las bases de una exclusiva composición económica y debe aprovecharse", ha concluido.

Más información

El PIB cayó mucho más de un 21% en media parta de los ayuntamientos de Baleares por la pandemia, según Impulsa Baleares