• jueves 2 de febrero del 2023

El solicitado de autoservicio acusado de fingir un atraco afirma que fue real, si bien el ladrón confiesa que lo acordaron

img

"Me mencionó que le esperara en un punto específicamente, y en el momento en que va a llegar debía realizar como que le quitaba el sobre", cuenta el supuesto atracador

PALMA, 5 Oct.

El solicitado de un autoservicio de Ibiza acusado de fingir un atraco para quedarse con la recaudación ha defendido este miércoles su inocencia en la Audiencia Provincial, manteniendo que el ataque fue real y que no sabía que quien le se encontraba robando era un popular, más allá de que éste ha confesado, instantes antes, que los dos lo habían pactado todo.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares ha festejado este lunes un juicio por estos sucesos, por supuestos delitos de apropiación incorrecta y simulación de delito. La Fiscalía solicita para los acusados un par de años de prisión y una multa. Los hechos tuvieron sitio en el mes de febrero de 2020.

De los 2 procesados, el primero en declarar fué el que actuó como atracador. Se trata de un distribuidor que trabajaba en el lugar de comidas ubicado en oposición al autoservicio. El hombre explicó que era amigo del solicitado y que éste le ha propuesto fingir el atraco para quedarse con la recaudación.

"Me mencionó que le esperara en un punto específicamente, y en el momento en que va a llegar él debía llevar a cabo como que le quitaba el sobre y demás. Después él llamaría a la Policía", ha contado.

Según ha proclamado, ensayaron el paseo la noche antes y para el falso atraco se vistió tapándose la cara con una chaqueta reversible que usaba en el lugar de comidas. Una vez ejecutado el plan se repartieron el dinero entre ellos 2 y un tercero. Sin embargo, después no volvieron a tener ningún contacto y su amigo le "borró de todas y cada una de las comunidades".

Por su parte, el solicitado del autoservicio ha negado la versión del coacusado manteniendo que no había ningún plan entre los dos y que el ataque fue real. Según su relato, en el momento en que fue a llevar el dinero de la recaudación al banco, un hombre al que no reconoció le abordó por la espalda, le puso un elemento punzante en el costado y le quitó el dinero. Después de esto, ha asegurado, llamó a la Policía.

Así ha sugerido que su supuesto cómplice ha podido haber planeado por su cuenta atracarle, en tanto que conocía sus prácticas y sabía que debía llevar la recaudación al banco. Ha insinuado que el hurto podía estar animado por deudas similares con una supuesta drogadicción. Cuando, tras la demanda, la Policía le mostró imágenes de cámaras de vigilancia de la región, no reconoció al distribuidor.

El trabajador de la tienda acusado de orquestar el atraco dijo que quedaba múltiples ocasiones por semana con el otro implicado, pero ha negado que fuesen "amigos". También dijo que, antes del hurto, le dio la sensación de que el distribuidor se encontraba "observando" la tienda y lo consideró sospechoso. No obstante, prosiguió quedando con él para salir.

Una testigo que presenció el instante del supuesto atraco explicó que no le pareció un hurto sino pensó que era una pareja homosexual abrazándose. Pensó "que se estaban toqueteando" y separó la mirada. Después el solicitado del autoservicio chilló "ladrón" mientras que el otro escapaba y le solicitó asistencia. La mujer no vio ningún cuchillo ni objeto punzante.

La compañía cifra en unos 9.000 euros la recaudación de ese fin de semana. Los causantes del autoservicio han correcto que tenían en buena cuenta al solicitado, que llevaba años haciendo un trabajo en la cadena.

La Policía empezó a recelar en el momento en que, una vez localizado el supuesto creador del hurto, los usados del autoservicio señalaban que el sospechoso que aparecía en las imágenes de seguridad era amigo del solicitado, y "todo el planeta le identificaba menos él" en los fotogramas, aun en imágenes en las que el asaltante aparecía con la cara descubierta. "Mencionó que no conocía a esa persona de nada", explicó una agente.

Después, una vez ahora detenido, el supuesto ladrón logró una declaración facultativa acompañado de su letrado confesando que todo había sido una patraña.

Más información

El solicitado de autoservicio acusado de fingir un atraco afirma que fue real, si bien el ladrón confiesa que lo acordaron