• sábado 28 de enero del 2023

El Tribunal del caso Cursach impone una multa de 500 euros a una testigo por insultos y informa de sobra si se repiten

img

La testigo se broma de Cursach al irse de la Sala, que la amonesta: "Es un individuo que me hizo bastante daño y no lo puedo ni ver"

El Tribunal del caso Cursach acepta 2 pruebas contra presentes mientras que la defensa de Sbert apunta otra: "Usted engaña"

PALMA, 28 Oct.

El Tribunal del caso Cursach ha impuesto, este viernes, una multa de 500 euros a una testigo por insultos a la Sala, al unísono que ha sobre aviso de que si se repiten faltas de respeto va a ir "acrecentando las cuantías" de las sanciones.

La presidenta del Tribunal, Samantha Romero, ha comunicado, en el final de la sesión de este viernes, la sanción a los presentes en el juicio después de ser informada de las expresiones insultantes de esta empresaria de Palma al resto de la Sala. "Que les den por trasero", dijo la mujer.

Previamente, en el momento en que la mujer ha acabado de declarar, al irse de la salón le hizo un ademán al empresario de ocio nocturno Bartolomé Cursach, sobre el que los letrados de la defensa han protestado. Tras ser llamada nuevamente y reprendida por el Tribunal, la testigo aseguró que, más allá de no conocerlo, es "un individuo que me hizo bastante daño". "No lo puedo ni ver".

En el lapso de su declaración, la empresaria, dueña de un local de ocio nocturno en La Lonja, ha asegurado que Cursach "ha arruinado la vida a un montón de gente".

Preguntada por el Ministerio Fiscal, la testigo especificó que se conoce "de modo general" pero que no tenía datos para evaluar su afirmación. Durante su interrogatorio, ha denunciado el "prominente número" de inspecciones por la parte de la Patrulla Verde en su bar, que abrió en 1983 y sostuvo hasta 2009 sin licencia, según ha reconocido.

En preciso, se ha remitido a una ocasión, por la festividad de Sant Sebastiàn en Palma, donde cerró antes. "Apareció un señor y le dije que el bar por el momento no se encontraba cerrado. Me ha dicho 'tú no tienes idea con quién charlas'. Era de la Patrulla Verde, me puso una multa y me castigó con cerrar 4 días", ha subrayado.

Aparte de señalar su depresión profunda a causa del cierre de su local y los siguientes inconvenientes económicos, la testigo ha subrayado de qué forma en el momento en que le forzaban a cerrar, varios tiqueteros del Grupo Cursach iban a la región para "repartir tarjetitas de sus bares de todo cuanto tiene en el Paseo Marítimo".

Cuestionada por entre los abogados de la defensa sobre la viable exigencia de 50.000 euros en lugar de sacar "todo", la empresaria lo ha negado. Ante esto, el letrado mostró al Tribunal del juicio, que se festeja en la Audiencia Provincial de Baleares, una prueba reportaje sobre una charla telefónica mantenida entre el fiscal Miguel Ángel Subirán y la testigo.

La Sala ha recibido escucharla y, consecuentemente, la ha aceptado con "efectos de apreciar la certeza", al unísono que la presidenta del Tribunal, Samantha Romero, dijo a la testigo: "Resulta obvio que no dice la realidad".

En exactamente la misma línea, el Tribunal ha aceptado otra prueba aportada por la defensa para "apreciar la probabilidad" de un testigo, mientras que el letrado del directivo general del Grupo Cursach ha señalado a la Sala que no proseguiría con otro interrogatorio: "Usted engaña, no voy a proseguir con un testigo que engaña".

En este sentido, el letrado Antonio Martínez, que representa a Bartolomé Sbert, ingresó el pasado miércoles una grabación para demostrar que un testigo de ese día había mentido sobre una charla entre éste y el fiscal Miguel Ángel Subirán. El Tribunal ha recibido la prueba y de esta forma lo ha comunicado a la primera hora de esta sesión judicial.

En el lapso del interrogatorio del segundo testigo de este viernes, el letrado de Sbert volvió a preguntar sobre una llamada de Subirán al interrogado, algo que éste ha negado.

Ante esto, el letrado ha subrayado que "engaña" y indicó a la Sala que tiene otra grabación donde se expone que recibió una llamada de Subirán hace solamente un año y medio, donde le recordó "los hechos como eran". "Tengo la grabación aquí, se lo puedo enseñar. No voy a seguir con un testigo que engaña", ha asegurado.

Da la al azar que los dos presentes trabajaban en exactamente el mismo local, rivalidad directa del Grupo Cursach. Se trata de la disco Level, que se encontraba ubicada justo enfrente de Tito's, que fue apuntada a lo largo de tres años por un extrabajador de Cursach.

Este viernes asimismo ha proclamado un testigo protegido que ha negado ser trabajador de locales de Cursach, a pesar de que en su declaración en etapa de instrucción judicial sí lo ha dicho.

Un agente de la Patrulla Verde de la Policía Local de Palma asimismo ha proclamado, este viernes, en el juicio. El hombre ha sostenido que hay locales que "infringen mucho más que otros y se les controla mucho más por el hecho de que tienen mucho más demandas".

Además de denegar preavisos a locales sobre inspecciones, ha rechazado que sus compañeros tuvieses formas de proceder "irregulares". De hecho, ha recalcado que en el momento en que tuvo conocimiento de las detenciones, deseaba ir para aclarar, pero no lo logró.

Se ha remitido a su declaración en etapa judicial frente al juez Manuel Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán y ha reconocido que se sintió "muy incómodo". Incluso ha subrayado que se despidió de su mujer: "Fui a declarar sin comprender si volvería".

Igualmente, especificó que Penalva como Subirán manipularon sus expresiones por el hecho de que no sabía "lo que escribían". "Me marché sin leer la declaración, solo deseaba irme a casa", ha confesado, al unísono que ha reiterado sus ganas de "aclarar o comprender" por qué razón había agentes en prisión.

Después de argumentar sus actuaciones en distintas locales de dueños que han proclamado ahora como presentes en el juicio y se quejaban de sus inspecciones, el juicio ha finalizado y se reanudará el próximo miércoles, tras el puente de Todos los Beatos.

Más información

El Tribunal del caso Cursach impone una multa de 500 euros a una testigo por insultos y informa de sobra si se repiten