• lunes 05 de diciembre del 2022

El TSJIB ordena readmitir a una ayudar de un instituto de Palma despedida por ofrecer un azote a una pequeña con autismo

img

PALMA, 4 Sep.

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) ha considerado improcedente el despido de una socorrer de un instituto de Palma echada por ofrecer un azote en a una pequeña de tres años con autismo.

El hecho sucedió en 2020 en el momento en que la cuidadora le se encontraba mudando el pañal en los baños, y la pequeña se encontraba "en medio de una rabieta llorando en el suelo", según recopila la sentencia.

El Tribunal considera acreditado que la trabajadora, al eliminar el pañal a la pequeña, levantó la mano y le dió un azote en las nalgas. Sin embargo, no cree que esto logre calificarse como una agresión ni que se haya probado un castigo continuado hacia los menores del centro.

Los hechos fueron presenciados por una maestra del centro que pasaba al lado de los baños con un conjunto de estudiantes, y la cuidadora fue despedida mes y medio después. El centro consideró la actuación de la cuidadora como increíblemente grave, puesto que además de esto la cuidadora había sido amonestada verbalmente de antemano y se habían producido otras protestas de instructores que habían visto hábitos bruscos hacia los estudiantes.

Ahora, el TSJIB ha estimado un recurso de la trabajadora despedida y ha considerado improcedente el despido, ordenando readmitir a la mujer o indemnizarla consecuentemente. La Sala cree que, alén de si el azote fue fuerte o suave, no tiene que ver con una agresión con intención de realizar daño.

Según razonan los jueces, no consta que el azote generara lesiones, ni se enseña que la maestra que presenció el instante, al verlo, "se limitase a continuar su sendero sin intervenir". Además, el centro dejó que la cuidadora prosiguiera haciendo un trabajo con normalidad hasta el momento en que le comunicaron el despido a través de burofax, coincidiendo con una baja por COVID.

"La salón censura absolutamente la utilización de la crueldad, aun la mucho más suave, en el ámbito de educación y precaución de los menores, mucho más aún si cabe tratándose de menores con pretensiones particulares", destaca la sentencia. Con todo, cree que hay que distinguir un azote "en el instante en el que se está tratando mudar un pañal a una pequeña en medio de una rabieta" de "un castigo continuado a los menores a cargo por la parte de quien explota los instantes en que no está a la visión del resto y las adversidades de comunicación de esos y que solo de casualidad es descubierto en su abyecto seguir".

Por todo ello, el Tribunal cree que el despido es una sanción desmedida y lo afirma improcedente.

Más información

El TSJIB ordena readmitir a una ayudar de un instituto de Palma despedida por ofrecer un azote a una pequeña con autismo

Noticias de hoy más vistas