Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Estarellas respalda el dominio del catalán en la función pública y critica al PSIB por "limitar la demagogia"

Estarellas respalda el dominio del catalán en la función pública y critica al PSIB por

La consellera de Presidencia y Administraciones Públicas, Antònia Maria Esterellas, ha rechazado la existencia de una "crisis" en el Govern y ha reprochado a la oposición que vea "falta de diálogo" en lugar de reconocer las "acciones" realizadas.

En el pleno del Parlament, Esterellas se ha declarado una "gran defensora" de que todos los empleados públicos conozcan la lengua propia de Baleares y que su desarrollo sea normal, independientemente del idioma vehicular de la Administración. Además, ha criticado al PSIB por su demagogia y por exigir cosas que ellos mismos incumplieron cuando gobernaban, como la exención de 1.500 sanitarios del requisito lingüístico.

Por su parte, la diputada Mercedes Garrido del PSIB ha calificado de "lamentable espectáculo" el manejo del catalán en la educación por parte del Govern y ha pronosticado que esta lengua desaparecerá del ámbito público en un futuro próximo. Ha lamentado también cómo cada vez que el PP llega al Govern, suprime el requisito del catalán.

Esterellas ha negado también la existencia de una crisis en los primeros 100 días de Govern y ha reprochado a la oposición que donde ellos ven falta de diálogo, ella ve acciones. Ha respondido así a la pregunta de la diputada socialista Patricia Gómez, quien ha cuestionado el papel de la Conselleria en la "crisis de Govern".

En respuesta a Gómez, Esterellas ha recriminado que la realidad es que unos intentan dialogar y otros no quieren, y unos intentan explicar y otros no quieren conocer las explicaciones. Además, ha destacado las medidas en bajada de impuestos, educación gratuita para niños de 0 a 3 años y las medidas urgentes en vivienda. También ha expresado su orgullo por los consellers del Govern, especialmente el conseller Vera.

Por otro lado, la diputada socialista ha criticado que el actual Gobierno balear no utiliza el diálogo ni la participación y va en contra del transporte público, la vivienda pública, la transparencia, la ley de memoria democrática y la comunidad educativa, a cambio del techo de gasto.