Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Éxito policial: 8 arrestos y 24 heroicas mujeres rescatadas en contundente operación contra la trata de personas en Mallorca.

Éxito policial: 8 arrestos y 24 heroicas mujeres rescatadas en contundente operación contra la trata de personas en Mallorca.

Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo la detención de ocho individuos y han rescatado a 24 mujeres en el desmantelamiento de una organización criminal que se dedicaba a la explotación sexual y al tráfico de drogas en varios municipios de Mallorca. Las mujeres, en su mayoría de origen latinoamericano, eran obligadas a ejercer la prostitución las 24 horas del día y seis días a la semana en pisos de citas abarrotados y en condiciones insalubres, según informó la Policía Nacional.

La investigación comenzó con la denuncia de una de las víctimas de trata de seres humanos, lo que permitió a los agentes determinar la existencia de una red criminal de origen brasileño que se dedicaba a la explotación sexual de mujeres en situación de vulnerabilidad en diferentes lugares de la isla. El grupo reclutaba a las víctimas a través de anuncios en Internet, atrayendo a mujeres necesitadas y vulnerables tanto en España como en sus países de origen.

El grupo operaba en cuatro pisos ubicados en Inca, Alcúdia y Muro, donde las mujeres eran sometidas a condiciones abusivas y forzadas a trabajar las 24 horas del día con solo un día de descanso a la semana. Solo recibían el 50 por ciento de los ingresos por los servicios sexuales realizados y se les obligaba a firmar contratos de arrendamiento falsos por 250 euros semanales por una habitación que en realidad era una cama en una habitación insalubre y pequeña, compartida con otras mujeres.

La organización publicaba los servicios sexuales de sus víctimas en diversas páginas web de contactos sexuales y eran los mismos explotadores quienes atendían las llamadas de los posibles clientes. Además de trabajar en los pisos controlados por la organización, las mujeres también estaban obligadas a brindar servicios en los hogares de los clientes o en hoteles si así lo solicitaban, conocidos como servicios de "escort".

La red criminal no solo se lucraba con la prostitución, sino que también se dedicaba al tráfico de drogas, especialmente cocaína, para atender a los clientes que lo demandaran. Durante los registros domiciliarios, se incautaron 35.800 euros en efectivo, dos vehículos, ocho gramos de cocaína, cuatro gramos de cocaína rosa, cinco teléfonos móviles y documentación relacionada con la actividad ilegal.

La operación contó con la colaboración de las ONG Operation Underground Railroad (OUR) y Amar Dragoste y se llevó a cabo como parte del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual.