Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Fiscal respalda acusación de corrupción policial en Calvià contra mandos policiales y empresarios

Fiscal respalda acusación de corrupción policial en Calvià contra mandos policiales y empresarios

La Audiencia Provincial de Baleares continúa con el juicio contra dos mandos policiales de Calvià y dos empresarios del ocio nocturno del municipio acusados de extorsionar a locales de la competencia. El fiscal Fernando Bermejo ha defendido su acusación y ha asegurado que los hechos están probados.

En el juicio, el Ministerio Público retiró la acusación contra dos agentes de la Policía Local de Calvià por amenazas, pero mantiene las acusaciones por cohecho pasivo contra los mandos policiales y los empresarios, con una pena de hasta seis años de prisión para cada uno. También se reclama la inhabilitación de 15 años para el exjefe de Policía Local de Calvià, José Antonio Navarro, por prevaricación.

El fiscal ha destacado durante su intervención que está probado el abuso de poder ejercido por los mandos policiales debido a su cargo, así como el delito de cohecho, ya que asesoraban a una empresa mientras la inspeccionaban y recibían cantidades de dinero que excedían el trabajo realizado.

También ha resaltado que las sociedades beneficiadas estaban dirigidas por los empresarios acusados, quienes consentían que los policías gestionaran laboralmente las empresas. Además, ha mencionado facturas incoadas que correspondían a los locales vinculados a la empresa asesorada por los policías.

El fiscal ha expuesto otras pruebas como boletines o expedientes no tramitados, avisos de posibles inspecciones a los empresarios acusados o correos electrónicos, entre otros. Ha calificado como "llamativo" que los mandos policiales se negaran a contestar las preguntas durante el juicio.

Por otro lado, el fiscal ha argumentado la absolución de los dos agentes inicialmente procesados, ya que uno de los denunciantes no compareció y otro no pudo identificar el nombre de un agente. Respecto al delito de omisión del deber de perseguir delitos, el fiscal sostiene que no puede ser probado.

La Fiscalía acusa a los mandos policiales de obtener beneficios trabajando como asesores laborales para las empresas de los empresarios acusados, cobrando facturas a través de sociedades a nombre de terceras personas. Además, habrían recibido una contraprestación económica de 6.000 euros cada dos meses.

Navarro ha negado las acusaciones y ha admitido colaboraciones puntuales con los empresarios, mientras que Ledesma ha argumentado que no tenía capacidad para actuar sobre los negocios de Magaluf. Los empresarios acusados también han negado haber sobornado a los policías.

Durante el juicio, diversos testigos han apuntado que la detención de Navarro marcó un cambio en la igualdad de trato entre los grupos empresariales. Un agente ha asegurado que el consistorio de Calvià tenía un trato "no homogéneo" hacia las empresas de ocio nocturno. Funcionarias del Ayuntamiento han destacado la imposibilidad de que los policías locales intervinieran en la tramitación de denuncias una vez llegaban al departamento de infracciones. Otro testigo ha mencionado un pago puntual a los mandos policiales.