Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Imedea-UIB encabeza proyecto europeo para preservar a los diminutos paíños, aves marinas.

Imedea-UIB encabeza proyecto europeo para preservar a los diminutos paíños, aves marinas.

En el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea) de la Universitat de les Illes Balears (UIB) se está llevando a cabo un proyecto europeo innovador para la protección de los paíños. Este proyecto, llamado Seaghosts, busca mejorar el estudio y la conservación de estas aves marinas pequeñas y esquivas.

El objetivo principal de esta iniciativa, seleccionada como uno de los 33 proyectos europeos en la convocatoria BiodivMon, es comprender las amenazas que enfrentan los paíños y mejorar la protección de sus poblaciones en Europa.

Ana Sanz, investigadora de la UIB y del Imedea, está liderando el estudio de acciones de conservación de las colonias de crías como parte de este proyecto.

Seaghosts se destaca como uno de los seis proyectos financiados por instituciones estatales en esta convocatoria, con una financiación que supera los dos millones de euros. Su objetivo es abordar el desafío de comprender en profundidad a los paíños, las aves marinas más diminutas del planeta.

Según la investigadora, los paíños son indicadores clave del estado de salud del ecosistema marino. Su vida mayormente marina, su alimentación y sensibilidad a amenazas los hacen un punto de interés crucial para la conservación.

Además, la investigadora ha subrayado la importancia de recopilar datos precisos sobre la distribución de especies, las amenazas que enfrentan y cómo las acciones de manejo pueden mejorar su conservación.

El proyecto Seaghosts se enfocará en mejorar el conocimiento de la ecología y amenazas que enfrentan las diferentes especies de paíños en Europa, con el objetivo de mejorar su conservación a largo plazo.

Desde el Imedea han explicado que la distribución desigual de la actividad humana en los océanos y la falta de estudios sobre su impacto hacen difícil alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU en la UE. Aunque hay una sensibilidad hacia la transición verde, las tecnologías renovables pueden tener efectos negativos en los ecosistemas marinos.

En Baleares y Benidorm se están llevando a cabo medidas de conservación para las colonias de paíños. Los nuevos datos generados por este proyecto permitirán mejorar la comprensión de sus rutas migratorias y zonas de alimentación, identificando amenazas y áreas críticas que necesitan protección adicional.

El investigador y coordinador de Seaghosts, Raül Ramos, ha señalado que el proyecto busca abordar las lagunas en el conocimiento sobre la biodiversidad marina a través de diversas metodologías innovadoras.

Seaghosts proporcionará una visión crítica sobre los impactos antropogénicos en el medio marino, clave para una mejor gestión y conservación de la biodiversidad marina. Este proyecto involucra a 16 socios de diez países europeos, así como uno de Estados Unidos y Canadá, y se desarrollará en los próximos tres años.