• martes 29 de noviembre del 2022

Imedea y también Iberostar examinarán los efectos del cambio climático en Mallorca con un observatorio instalado en un hotel

img

A partir de su puesta en marcha, se entenderán los procesos físicos que afectan a la morfodinámica de la Playa de Muro

PALMA, 6 Sep.

El Imedea (CSIC-UIB) y el Grupo Iberostar han anunciado el emprendimiento 'Hoteles-Observatorio', una idea que examinará, por vez primera, los efectos del cambio climático en la activa de las playas en el norte de Mallorca, mediante un observatorio instalado en un lugar hotelero.

El propósito es producir conocimiento científico y herramientas de análisis para valorar los peligros y los impactos del cambio climático, como son las crecidas de agua o los procesos erosivos de la costa, y de este modo ofrecer acciones de mitigación, conforme han explicado el centro y el conjunto hotelero en un aviso.

El estudioso del Imedea participante en el emprendimiento, Alejandro Orfila, ha señalado "la relevancia de la colaboración científica entre entidades públicas y privadas, que contribuye a aumentar la visibilidad popular de los desenlaces de la investigación".

"El sistema que se marcha a desarrollar en la playa de Muro probará la relevancia de las mediciones continuas en playas y dejará controlar los probables efectos del cambio climático sobre ámbitos tan esenciales como débiles", ha señalado.

Marta Marcos, asimismo participante en el emprendimiento, ha detallado que "el observatorio dará los datos precisos para valorar la activa del sistema y entender mejor los procesos físicos y su contestación al calentamiento global".

Por su parte, la directiva de Sostenibilidad EMEA de Grupo Iberostar, Sandra Benbeniste, ha destacado que desde el conjunto hotelero se ocupan de "dar resoluciones para los mayores retos a los que se combaten los océanos y que están fundamentadas en probar nuestra aptitud para apresurar el cambio hacia una industria mucho más resiliente".

"Deseamos que nuestros sitios tengan una mayor aptitud de regeneración medioambiental y económica, y que, tanto las comunidades locales como los visitantes, logren proseguir viviendo y gozando de la hermosura de nuestras costas", ha añadido.

A partir de su puesta en marcha, sosprechada para la semana del 27 de septiembre, se entenderán los procesos físicos que afectan a la morfodinámica de la Playa de Muro y a los cambios que se den en este litoral. Más en concreto, el efecto que generan las variantes de nivel del mar y el oleaje en la playa, adelantando la importancia de estas cambiantes en niveles de cambio climático.

Con este fin, el observatorio se instalará en el hotel Iberostar Alcudia Park, ubicado en el norte de la isla, que se transformará en un centro participativo de concienciación de los cambios que se generan en el medio ambiente costero.

Así, como una parte de esta idea se va a crear un observatorio del cambio climático para poder ver la incidencia del incremento de nivel del mar, de los temporales y las olas en la primera línea de costa, y se instalarán tres cámaras en el hotel Iberostar Alcudia Park para medir la evolución del estado de la playa frente a los efectos derivados del cambio climático.

También se efectuará una monitorización del oleaje en aguas someras a través de distintas sensores acústicos y de presión desarrollados experimentalmente, y se realizará un muestreo de sedimentos a distintas cotas y profundidades de la playa para señalar el calibre del sedimento propio de la playa y su variación temporal.

Asimismo, se delimitará la línea de costa y se establecerá esta medida base para realizar un rastreo de de qué manera evoluciona. El análisis de las imágenes de las cámaras dejará acotar la línea de costa y sus cambios, medir el oleaje y también deducir la batimetría de la región mucho más somera.

Además, se efectuarán visualizaciones meteorológicas in-situ que darán medidas de presión atmosférica, viento, temperatura y precipitación en el mismo instante y alta resolución temporal.

Todo ello, dejará tomar de resoluciones y realizar un plan de acción para resguardar las costas.

Otro eje primordial para el Imedea y también Iberostar es la participación ciudadana, tanto por el papel de los voluntarios en la recopilación de datos como por la divulgación de los desenlaces en la ciudadanía y clientes del servicio de los hoteles. Así, se potenciarán las acciones de concienciación popular respeto a los cambios medioambientales, singularmente esos derivados del calentamiento global que ponen de relieve la fragilidad de los sistemas naturales.

Este emprendimiento está enmarcado en la plan de actuación de Grupo Iberostar para proteger, resguardar y volver a poner la salud de las costas donde la compañía tiene hoteles, así como presentó en el mes de junio en la Conferencia sobre los Océanos de las Naciones Unidas. Esta idea pertenece a entre las cinco líneas de acción que argumentan al cumplimiento de su Agenda 2030.

Más información

Imedea y también Iberostar examinarán los efectos del cambio climático en Mallorca con un observatorio instalado en un hotel

Noticias de hoy más vistas