• sábado 24 de septiembre del 2022

La Audiencia exculpa a las trabajadoras de Son Espases juzgadas por entrar al historial clínico de una compañera

img

PALMA, 19 Sep.

Las tres trabajadoras del Hospital Son Espases juzgadas el pasado julio por en teoría entrar al historial clínico de una compañera quedaron absueltas del delito de revelación de misterios que se les imputaba.

Inicialmente la Fiscalía pedía tres años y tres meses de prisión para todas ellas por un delito de hallazgo y revelación de misterios, aparte de una multa y una indemnización de 6.000 euros en término de daño ética. Sin embargo, ahora al finalizar el juicio, el fiscal retiró la acusación contra 2 de las acusadas, socorrieres administrativas, al tomar en consideración que únicamente habían accedido al libro de citas y no al historial.

Según han informado a Europa Press fuentes cercanas al desarrollo, la Audiencia coincide en estas conclusiones en tanto que el libro de citas no tiene dentro información sensible y comprende que ese ingreso de causó en el ejercicio habitual de sus funcionalidades.

En cuanto a la tercera acusada, sí accedió al historial clínico pero la sentencia cree que se encontraba justificado por las funcionalidades que tenía asignadas, similares con el control de irregularidades en las citas para eludir duplicidades y garantizar un óptimo desempeño del sistema.

En este sentido, la sentencia recopila que la denunciante reconoció en el juicio que ella misma se autogestionaba las citas y consultaba de forma directa con los médicos. Esto provocaba que saltaran anuncios de incidencias en el sistema que debía revisar la acusada.

Por todo ello, los jueces comprenden que es imposible declarar demostrado que el ingreso al historial médico se hiciese con ánimo de atentar contra la privacidad de la denunciante, que no deseaba que se conociese que le había sido diagnosticada una patología. Así, así como ha adelantado el períodico 'Última Hora', las tres mujeres quedaron al final absueltas.

En el juicio, las acusadas defendieron que jamás habían hablado de la denunciante ni de su patología, y en verdad una de ellas aseveró que se enteró de la patología exactamente por la demanda. Además, según explicaron, el volumen de consultas ajenas que se administraban era de unas 2.500 o 3.000 citas del día a día.