Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

La Audiencia Provincial ratifica la propiedad de las Jerónimas sobre el Monasterio de Santa Isabel.

La Audiencia Provincial ratifica la propiedad de las Jerónimas sobre el Monasterio de Santa Isabel.

En un revés para el Obispado de Mallorca, la Audiencia Provincial de Baleares ha rechazado su recurso por la propiedad del Monasterio de Santa Isabel, confirmando la decisión anterior del Juzgado que reconoció a las religiosas como las dueñas de este complejo.

El litigio engloba tres fincas situadas en la calle Porta del Mar de Palma, incluyendo dos viviendas y la iglesia y convento del monasterio. El Juzgado determinó que la congregación posee estos inmuebles debido a una posesión inmemorial de más de 30 años, pública, pacífica e ininterrumpida.

El Obispado, en su recurso contra la sentencia, argumentó que era el legítimo propietario de las tres fincas, basándose en una Ley de 1860 que le concedió el dominio de todos los monasterios desamortizados de la isla, incluido el Monasterio de Santa Isabel. Sin embargo, la Audiencia rechazó estos argumentos y confirmó la propiedad de las Jerónimas sobre los bienes.

La entidad religiosa insistió en que las monjas nunca habían sido las dueñas legales del monasterio, sino que lo ocuparon por tolerancia del Obispado desde 1855. Sin embargo, la Audiencia desestimó este argumento y declaró a las Jerónimas como las propietarias legítimas de los inmuebles.

Además, el Tribunal impuso las costas al Obispado, aunque la sentencia no es definitiva y puede ser apelada ante el Tribunal Supremo.

La presidenta de la Federación de Monasterios de Monjas Jerónimas de Santa Paula y priora del monasterio, Sor Ángeles Sanz (Sor Natividad), expresó su alegría por la decisión de la Audiencia. La Federación celebró la cancelación del asiento inmatriculatorio realizado por el entonces obispo en 2014, considerado injusto por la entidad.

Sor Natividad anunció que ofrecerá una rueda de prensa el viernes junto al monje cisterciense Enrique Trigueros y la abogada Pilar Rosselló, quienes han representado a las Jerónimas en este largo y controvertido proceso legal.