Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

La defensa de Pau Rigo apela al TSJIB por la anulación del juicio y pide su absolución

La defensa de Pau Rigo apela al TSJIB por la anulación del juicio y pide su absolución

PALMA, 17 Oct.

El equipo legal de Pau Rigo, un hombre de 83 años que en 2018 mató a un ladrón que entró a robar en su casa en Porreres, ha presentado un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) solicitando la nulidad del juicio y pidiendo una sentencia absolutoria para él.

El abogado de Rigo, Jaime Campaner, argumenta en su recurso de apelación que no hubo un "error material" que justificara la anulación del juicio, y que el veredicto del jurado ya absolvía de manera "contundente" y "clara" a su cliente.

De esta manera, el abogado reitera y amplía las alegaciones presentadas a finales de septiembre, basándose en el hecho de que el jurado descartó por unanimidad que Rigo disparara con la intención de causar la muerte del ladrón.

La confusión surge porque en una parte posterior del veredicto, la cual no obtuvo la mayoría requerida por ley -y que provocó la anulación-, se planteaba al jurado si Rigo era culpable de haber causado la muerte del ladrón "estando sometido a una amenaza, real, seria e inminente que produjo una afectación grave de su entendimiento y una deficitaria dominación de su voluntad". La defensa considera que esta proposición podría haber servido para describir una justificación incompleta.

Este punto del veredicto recibió cinco votos como probado y cuatro como no probado. Sin embargo, al tratarse de un hecho desfavorable para el acusado, son necesarios siete votos para una condena.

La defensa sostiene así que el veredicto, una vez descartada por completo la existencia de dolo, incluso eventual, no alcanzó la mayoría necesaria para una condena y por tanto, solo puede dictarse una sentencia absolutoria.

En este sentido, el recurso critica que la magistrada anulara las actuaciones tras un "informe extemporáneo" de la Fiscalía, basándose en un supuesto "error material". "Si no se alcanzó el número de votos necesarios para la declaración de culpabilidad del acusado Pau Rigo, la consecuencia no puede ser otra que el dictado de una sentencia absolutoria con todos los pronunciamientos favorables para mi patrocinado", argumenta el abogado.

Así, la defensa afirma que "todo lo que ocurrió a continuación es irrelevante para interpretar el sentido del veredicto". El abogado argumenta que, en su auto, "la magistrada sugiere que si el jurado hubiera sabido que la proposición era desfavorable, quizás habría votado de otra manera, pero esto, además de ser insostenible, no deja de ser una suposición anecdótica que debe ser excluida del debate procesal".

El abogado tambien señala que la anulación del juicio supone una violación del derecho fundamental de Rigo a la tutela judicial efectiva, lo que lo lleva a tener que enfrentarse a otro juicio.

Además, según ha informado el 'Diario de Mallorca', la defensa argumenta que en caso de que se repita el juicio, este debería llevarse a cabo solo para Rigo y no para el resto de los acusados, que no se han visto afectados por esa parte del veredicto.

Los hechos que fueron juzgados tuvieron lugar en febrero de 2018 en una casa de campo en Porreres. En el banquillo se encontraban Pau Rigo, un hombre de 83 años acusado de homicidio por la muerte del atracador; y Fredy Escobar, Marcos Rotger y José Antonio Sánchez, acusados de planificar y ejecutar el robo.

Durante el robo llevado a cabo por Escobar y su hermano gemelo, Rigo, que en ese momento tenía 78 años, agarró una escopeta de caza y disparó al último, quien falleció. La Fiscalía pedía cuatro años de prisión para el jubilado, aunque la madre del ladrón fallecido solicitaba hasta 15 años por asesinato.

El anciano ya había sido víctima de otro robo unos meses antes. Rotger y Sánchez fueron condenados por planear también ese robo. Durante el juicio, Rigo expresó el miedo que sintió: "Sentí pánico, sentí que iba a ser asesinado". Insistió en que "no quería disparar", pero que los ladrones, lejos de intimidarse al ver la escopeta, se le abalanzaron.

En el veredicto anulado, el jurado se mostró favorable al indulto para Rigo. Además, declaró culpables al resto de los acusados.