Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

La defensa de Pau Rigo podrá apelar la anulación del juicio frente al TSJIB

La defensa de Pau Rigo podrá apelar la anulación del juicio frente al TSJIB

PALMA, 10 Oct.

La magistrada encargada del caso de Pau Rigo, el anciano de Porreres que mató a un ladrón durante un asalto a su casa, ha permitido a las partes recurrir su decisión, lo que les brinda la oportunidad de llevar el asunto al Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB).

La juez ha aceptado un recurso presentado por la defensa, ahora representada por el abogado Jaime Campaner, y ha modificado el auto emitido el pasado 4 de octubre. Sin embargo, la modificación solo se refiere a la posibilidad de interponer un recurso, según han informado fuentes judiciales.

Específicamente, la magistrada reconoce que, como argumentó la defensa, la ley de enjuiciamiento criminal establece que los "errores materiales manifiestos y los aritméticos" cometidos en las resoluciones deben poder corregirse. El abogado sostuvo que se estaba vulnerando el derecho de Rigo a una tutela judicial efectiva.

Este nuevo desarrollo permite a la defensa presentar un recurso de apelación en el que solicita la absolución, evitando así la repetición del juicio.

El abogado ya presentó a finales de septiembre una solicitud de absolución para su cliente, respaldada por el hecho de que el jurado, de forma unánime, descartó la intención de Rigo de causar la muerte al ladrón al dispararle.

La confusión surgió debido a una parte posterior del veredicto, que no alcanzó la mayoría requerida por la Ley y que llevó a la anulación del juicio. En esta parte se planteaba una proposición que, según los argumentos de la defensa, podría haber servido para describir una eximente incompleta.

En detalle, se trata de la afirmación sobre la culpabilidad de Rigo, quien "estaba sometido a una amenaza real, seria e inminente que causó una grave afectación de su comprensión y una deficiente dominación de su voluntad", y que obtuvo cinco votos como probada y cuatro votos como no probada, pero para ser válido son necesarios siete votos.

En otras palabras, el jurado, después de decidir por unanimidad la inocencia de Rigo, no logró la mayoría necesaria para emitir un veredicto de culpabilidad sobre otro hecho desfavorable en el que se "rescató" el homicidio, pero se le añadió una eximente incompleta.

Por lo tanto, la defensa sostiene que el veredicto descarta por completo la existencia de dolo, incluso eventual, y que la consecuencia debe ser una sentencia absolutoria. La Fiscalía se opuso a dicha absolución, abogando por la anulación que posteriormente se decretó.

Los hechos juzgados ocurrieron en febrero de 2018 en una casa de campo en Porreres. En el banquillo se sentaron Pau Rigo, un hombre de 83 años acusado de homicidio por la muerte del atracador, y Fredy Escobar, Marcos Rotger y José Antonio Sánchez, acusados de planear y llevar a cabo el robo.

Durante la ejecución del robo por parte de Escobar y su hermano gemelo, Rigo, quien tenía entonces 78 años, cogió una escopeta de caza y disparó al último, quien falleció. Para el jubilado, la Fiscalía pedía una pena de cuatro años, aunque la madre del ladrón fallecido solicitaba hasta 15 años por asesinato.

El anciano ya había sido víctima de otro robo unos meses antes. Rotger y Sánchez fueron condenados por haberlo planeado también. Durante el juicio, Rigo expresó el miedo que experimentó: "Me entró el pánico, pensé que me iban a matar". Insistió en que "no quería disparar", pero los ladrones, lejos de amedrentarse al ver la escopeta, se abalanzaron sobre él.

En el veredicto anulado, el jurado se pronunció a favor del indulto para Rigo. Además, declaró culpables al resto de los acusados.