• sábado 24 de septiembre del 2022

La juez del caso Cursach, a la letrada Teresa Bueyes: "No voy a tolerar ningún género de espectáculo"

img

La letrada de la acusación especial publica un articulo en Instagram en el que retrata a los abogados de la defensa y afirma que habrían de estar en el banquillo de los acusados

Bueyes comunica una demanda criminal contra el fiscal del caso Cursach

PALMA, 13 Jul.

La jueza titular del Tribunal encargada del caso Cursach, Samantha Romero, ha asegurado a la letrada Teresa Bueyes, acusación especial en el juicio que se festeja en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Palma, ha aseverado que no va tolerar "ningún género de espectáculo".

De esta manera de estable se expresó una vez que los abogados de la defensa, en bloque, hayan manifestado queja por una publicación efectuada por la letrada en su Instagram personal en el que van retratados y expresa que ciertos habrían de estar en el banquillo de los acusados.

A continuación, el Ministerio Fiscal ha recalcado que la letrada, con esta publicación, ha cometido 2 infracciones disciplinarias. La primera es que se tomó imágenes sin la autorización del Tribunal y, la segunda, los comentarios son "vejatorios y también injuriosos".

Por su lado, la letrada Bueyes se ha defendido denunciando la "mala fe procesal" pues indicó que la fotografía no se encontraba llevada a cabo por ella. Además, aseguró que hablamos de su Instagram privado y, específicamente, mencionan al Ministerio Fiscal, al fiscal Juan Carrau, sobre el que anunció que presentará una demanda criminal.

Frente esto, la juez Romero, titular del Tribunal de la Sala, ha recalcado a Bueyes que no va a dejar que anuncie demandas "si quiere ejercer algún género de presión sobre el Ministerio Fiscal". En este sentido, ha continuado, "el Tribunal velará pues todas y cada una de las unas partes de este trámite lo hagan con todas y cada una de las garantías y difícilmente se puede llevar a cabo, si hace esta clase de avisos".

La sesión fué interrumpida a lo largo de unos minutos una vez que la letrada Bueyes haya dicho que estaba mal.