Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

La mayoría de los mallorquines prefieren menos turismo para mejorar su calidad de vida, revela encuesta.

La mayoría de los mallorquines prefieren menos turismo para mejorar su calidad de vida, revela encuesta.

En Palma, el 9 de mayo, el 85,7% de los habitantes de Mallorca consideran que la calidad de vida mejoraría si disminuyera el turismo en la isla, según el 'Estudio sobre la Sostenibilidad Social del Turismo en Mallorca 2023' de Fundament Asociación. Esta percepción se extiende incluso entre aquellos cuyos trabajos están vinculados a la industria turística, con un 81,2% de acuerdo.

El informe señala un aumento del 33% en la percepción de impactos negativos en comparación con el año anterior. Por ejemplo, el 72% de la población mallorquina ha experimentado dificultades para encontrar vivienda debido a la proliferación de pisos turísticos.

La encuesta, en la que participaron 420 personas, mayoritariamente residentes en Palma, examina las complejas relaciones entre los residentes locales y los turistas en la isla.

Los datos revelan la creciente preocupación por la accesibilidad a la vivienda, la calidad de vida, el respeto a la cultura local y los impactos ambientales del turismo.

En cuanto al impacto ambiental del turismo, el 81% reconoce su inevitabilidad en la vida diaria y el 96% está consciente de las repercusiones en el medio ambiente. Sin embargo, la mayoría (83%) no percibe mejoras en su calidad de vida debido al turismo y el 97% considera que la vida en Mallorca es más costosa por esta industria.

Además, un alto porcentaje (81%) opina que el turismo no respeta ni valora la cultura local en Mallorca.

Los resultados del estudio subrayan la necesidad de asumir responsabilidad por los efectos secundarios del turismo en la isla, sugiriendo que tanto las autoridades como las empresas turísticas deberían tomar medidas para gestionarlos.

Los encuestados abogan por regulaciones más estrictas y políticas efectivas por parte de las autoridades, así como por una mayor asunción de responsabilidad por parte de las empresas turísticas, dada la relevancia económica que tiene para ellas.