• lunes 05 de diciembre del 2022

La Policía comprueba que las mafias argelinas de inmigración gustan cada vez a mucho más personas de otros países de África

img

Un hombre acusado de patronear una patera con 16 migrantes reconoce haber conducido pero niega ser el organizador del viaje

PALMA, 28 Oct.

La Policía Nacional ha constatado que en los últimos meses las mafias argelinas de inmigración ilegal están atrayendo, poco a poco más, a personas de otros países de África.

Así lo explicó un inspector de la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF) de la Policía en un juicio festejado en Palma contra un hombre acusado de patronear una patera desde Argelia a Cabrera.

"En la mayoría de los casos los migrantes son argelinos, pero desde tiempo atrás estas redes son usadas por personas de otros países, que hace año y medio no lo hacían", explicó el agente. De hecho, en el viaje en patera que es objeto de este juicio en la Audiencia Provincial iban yemeníes y sirios.

Otro funcionario policial explicó que los argelinos no acostumbran a prestarse a ayudar con las autoridades por el hecho de que "tienen temor" en tanto que "las mafias que les traen saben dónde vive su familia". "Son redes que marchan bastante mucho más organizadamente de lo que aparenta", enfatizó el agente.

Aun en el momento en que a estos migrantes se les otorga la condición de testigo protegido para animarles a indicar a los pertenecientes de las mafias, "al día después se van y no da tiempo a efectuar una prueba preconstituida, ni desean firmar el acta de declaración".

Por este motivo, si en la embarcación viajan personas de otros países, la Policía acostumbra centrarse en ellos para hallar testificales. En la situacion de la patera juzgado este viernes, llegada el 11 de julio a Cabrera, interrogaron a tres personas, 2 de ellos yemeníes, que admitieron contestar a las cuestiones de la Policía.

Los 2 ciudadanos yemeníes charlaban bien inglés y tenían educación superior. Reconocieron "sin género de inquietudes" al acusado como conductor de la embarcación.

La Policía Nacional cree que hay una ruta de inmigración ilegal ahora afianzada entre Argelia y Baleares. Según el inspector, el pilotaje de la embarcación es "el último eslabón" de esa cadena.

El hombre acusado de patronear la patera llegada en el mes de julio desde Argelia a Cabrera con 16 migrantes dentro ha reconocido en el juicio haber conducido la embarcación a lo largo de 2 horas, pero ha negado ser el responsable del viaje.

La Fiscalía solicita para él cinco años de prisión por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Además, al comienzo del juicio la fiscal introdució ediciones en su escrito acusando al hombre de ser parte de una mafia de inmigración ilegal.

La patera llegó a las costas españolas el 11 de julio del año en curso y entre los usuarios había 2 menores. En el interrogatorio, el acusado a afirmado que la travesía se efectuó desde Burmedés (Argelia), con una duración de precisamente 24 h.

No obstante, el hombre ha negado ser el patrón de la patera, asegurando que era un pasajero mucho más. Entre las pruebas hay vídeos en los que hace aparición con una mano en el timón y otra usando un móvil --con una app GPS para orientarse, como él mismo ha aceptado--, pero lo ha justificado señalando que cogió los mandos por el hecho de que era su "turno".

En este sentido, el acusado mantuvo que múltiples de los migrantes se turnaron para conducir la barca siguiendo las normas de otra persona a la que ha reconocido como el auténtico patrón de la patera. Así, dijo que esa persona le enseñó de qué manera regentar la patera, puesto que jamás antes había navegado, y que solo condujo a lo largo de 2 horas.

Según ha contado, en la embarcación llevaban como provisiones para el viaje 30 litros de agua en bidones de cinco litros, leche, fruta y galletas. También indicó que llevaban gasolina y que contaban con un solo motor de 40 caballos. Durante la travesía hubo oleaje y también ciertos usuarios se quemaron por el sol.

El hombre aseguró que pagó unos 1.150 euros en dinares argelinos 4 meses antes de zarpar. Para ello un amigo le puso en contacto con un tercero, que formaba una parte de un conjunto asentado en Argelia destinado a ordenar estos viajes.

Esta persona le señaló que esperara su llamada. El día de la partida le metieron "en una vivienda pequeñísima" con otra gente a las que no conocía, hasta el momento en que durante la noche les llevaron a la barca para partir.

Además, ha señalado que la gente de la presunta mafia les instruyeron sobre lo que debían decir si eran detenidos. De hecho, en el momento en que le llevaron al Juzgado en Palma acusado de ser el patrón, no sabía para qué exactamente iba y creía que era para "una fácil declaración como todo el planeta".

El procesado asimismo ha proclamado que los usuarios habrían recibido "presiones" de esta organización, conminando con realizar daño a sus familiares, a fin de que no ayuden con las autoridades españolas.

La Policía ha insistido en el riesgo que suponía la travesía para los migrantes, dada la precariedad de la embarcación. Además, los agentes de la Ucrif han recalcado que un testigo explicó que viajar con chaleco salvavidas suponía "un agregado agregada" en el valor comprado por la travesía. Según la información obtenida, solo 2 personas de la patera llevaban chaleco.

Los gobernantes asimismo han recalcado que en estos viajes se acostumbran a llevar escasas provisiones por el hecho de que en el centro de la embarcación se ponen, ocupando bastante espacio, los bidones de gasolina. Un agente ha incidido en que de forma frecuente los migrantes efectúan una práctica dañina, al repostar con el motor aún en marcha. "Uno sosten la lata, otro el embudo y la goma", ha detallado.

Este policía asimismo ha apuntado que es recurrente que en las pateras transporten hachís u otras substancias estupefacientes que en teoría consumen a lo largo de la travesía, pero siempre y en todo momento se deshacen de la sustancia. "Esta fue la patera número 23, en este momento vamos por la 33, y no encontré hachís en ninguna, si bien en múltiples casos había evidentes rastros de consumo", enfatizó el agente.

Más información

La Policía comprueba que las mafias argelinas de inmigración gustan cada vez a mucho más personas de otros países de África

Noticias de hoy más vistas