Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

La tradición del 'Cant de la Sibil·la' continúa en La Seu

La tradición del 'Cant de la Sibil·la' continúa en La Seu

En la Catedral de Mallorca se ha llevado a cabo, una vez más, la interpretación del 'Cant de la Sibil·la' como parte de la liturgia de la Misa del Gallo. Durante esta celebración, el obispo Sebastià Taltavull ha instado a la paz en Palestina.

Este año, la encargada de interpretar la Sibil·la ha sido Esther Barceló, de la capilla de la Seu. Además, el sermón de la Calenda ha sido impartido por Joan Aguiló, y la Escolania dels Vermells de la Seu también ha cantado durante la ceremonia.

El canto de la Sibila es una de las tradiciones religiosas más antiguas y significativas en Mallorca. De hecho, se ha interpretado este canto sobre el Juicio Final en la Misa del Gallo en las iglesias de la isla durante siglos, aunque pocas interpretaciones son tan relevantes como la realizada en la Catedral.

Este poema, con un gran peso histórico y cultural, proviene del mundo clásico y comenzó a interpretarse con melodía gregoriana a partir de la Edad Media. Sin embargo, la mayoría de sus representaciones fueron eliminadas por el Concilio de Trento. De esta manera, el canto solo sobrevivió en dos lugares concretos del Mediterráneo: Alguer, una ciudad del noroeste de Cerdeña, y Mallorca.

El 'Cant de la Sibil·la' llevó a cabo su último ensayo el pasado jueves. Además de las celebraciones religiosas, la Catedral también ha organizado otras actividades navideñas, como conciertos y exposiciones artísticas.

En su homilía, el obispo ha llamado a la paz en Palestina, estableciendo paralelismos con el nacimiento de Jesucristo en la Biblia: "Contemplamos el verdadero Belén de Palestina, donde la Madre de Dios no podía representar nada más que a un niño envuelto en una sábana blanca, una imagen que nos hace reflexionar sobre la oración para poner fin a este genocidio y elegir enérgicamente construir la paz".

Con estas palabras, Taltavull también reflexionó sobre cómo el Evangelio muestra que el nacimiento del Mesías "asume las dificultades del rechazo social, la falta de vivienda y la migración forzada". Enfatizó que "Dios utiliza todo lo humano para llevar a cabo su proyecto divino" y destacó la "sencillez" y "humildad".