• jueves 08 de diciembre del 2022

Las lluvias recientes evaluan, con resultado "perfecto", las novedosas estaciones para alertar de peligro de inundación

img

Se prevé que para el comienzo de la próxima temporada de peligro, en el mes de agosto de 2023, esté totalmente desplegada la red

PALMA, diez Oct.

Las lluvias de la última semana han servicio para revisar el desempeño de las novedosas estaciones impulsadas por el Govern para advertir de manera temprana peligros de crecidas de agua, con un resultado "perfecto", según indicó el responsable del Grupo de Investigación MEDhyCON de la Universitat de les Illes Balears, Joan Estrany.

Así lo explicó en afirmaciones a los medios en entre las estaciones hidrométricas de alarma instaladas en Sant Llorenç, concejo que hace 4 años se vio perjudicado por graves crecidas de agua en las que fallecieron 13 personas.

La consellera de Presidencia, Función Pública y también Igualdad del Govern, Mercedes Garrido, ha visitado este lunes la estación acompañada por el directivo general de Emergencias, Jaume Barceló, y el alcalde de Sant Llorenç, Pep Jaume Umbert.

Garrido explicó que la puesta en marcha de estas estaciones se encuentra dentro de las acciones planteadas tras la 'torrentada' de 2018, en el Plan Inunbal que fue aprobado el pasado enero. La consellera ha insistido en que poder tener un sistema de señales tempranas resulta escencial para lograr comunicar a la población con cierta antelación bastante y tomar las medidas oportunas para resguardar a los vecinos.

Las estaciones se están instalando en las ubicaciones de mayor peligro repartidas de manera que se logre conseguir "una predicción mucho más precisa", ajustada "al límite" a cada área. "Pretendemos poder comunicar en 15, 20 o 30 minutos a la población", explicó Garrido.

Se trata de estaciones hidrométricas que miden el caudal del torrente y estaciones meteorológicas que examinan la humedad del suelo para saber el umbral en el que se empieza a producir la escorrentía. A esto se añade el saber generado por la UIB en los últimos 20 años en temas de hidrología superficial.

Esta red quiere proveer datos en el mismo instante y todavía se está desplegando y probando, más allá de que el último episodio de lluvias en Llevant permitió revisar el desempeño de la estación de Sant Llorenç y los datos recogidos. Según el especialista de la UIB, "el testeo fué perfecto" y las telecomunicaciones "están andando realmente bien", aun con un nivel de lluvias "bastante considerable".

La previsión es que a fines de año o principios de 2023 logren estar instaladas en todas y cada una de las islas y que la red llegue totalmente desplegada a la próxima temporada de crecidas de agua, desde el 15 de agosto. La actuación prioriza las ubicaciones inundables de mayor peligro, como el Pla de Palma o el valle de Sóller en Pollença, Ferreries y Es Mercadal en Menorca o una región de Vila en Ibiza.

Con todo, Estrany ha insistido en la necesidad de "producir una cultura de peligro", de forma que la gente "tengan una percepción clara" del viable riesgo y haya establecidos protocolos de actuación.

Por su parte, el alcalde de Sant Llorenç des Cardassar ha festejado la puesta en marcha de la red incidiendo en que es "bienvenida" toda herramienta que aporte datos para impedir "hechos como los que sucedieron y los que prácticamente pasaron este viernes".

Más información

Las lluvias recientes evaluan, con resultado "perfecto", las novedosas estaciones para alertar de peligro de inundación