• domingo 25 de septiembre del 2022

Más de 400 médicos demandan a Salud resoluciones a la "situación preocupante" de la AP frente a la "incapacidad" de la gerencia

img

PALMA, 7 Jul.

Los organizadores de los centros de salud de salud Baleares han registrado en la Conselleria de Salud y Consumo una carta firmada por 423 médicos de 44 centros de salud demandando que el departamento que dirige Patricia Gómez atienda las reclamaciones que la gerencia fué "inútil" de emprender frente a la "preocupante situación" de la Atención Primaria.

En nombre de los facultativos firmantes, Gorka Iriarte y Alfonso Ramón, han anunciado en la sede de Simebal la carta donde ofrecen hasta doce medidas para mitigar la situación y prosperar la calidad asistencial.

De la docena de medidas, los facultativos han destacado un plan de choque para impulsar una reactivación horaria de consultas frente la carencia de personal sustituto, fijar un límite de 25 consultas cada día y una redistribución de tareas entre los diferentes estamentos de la Atención Primaria.

Más en aspecto, los médicos han propuesto, frente a la saturación de las consultas por las bajas o las vacaciones, concentrar el trabajo en una día mucho más achicada, hasta las 15.00 horas o hasta las 17.00 horas para llenar las jornadas de trabajo.

Los representantes han subrayado el consenso "jamás visto" que se alcanzó entre los médicos de Atención Primaria en un ámbito de "hartazgo". Los médicos, han explicado, demandan eminentemente mucho más tiempo para ver a los pacientes.

Según han argumentado, la situación ideal es poder dedicar unos diez minutos a cada tolerante y hasta un máximo de 25 pacientes cada día.

Sin embargo, han lamentado, las agendas "se estiran como un chicle" y se dan casos de facultativos que llegaron a atender a 60 personas en una día.

Atención Primaria, hicieron hincapié, arrastra un inconveniente de falta de expertos al que en este momento se aúnan las bajas, las vacaciones y las jubilaciones sin relevo.

Así, han advertido, de año en año se jubilan unas 20 personas y en 2024 está pensado que se jubilen unos 40 expertos. "Si a corto plazo no se revierte la presente situación, va a haber un problema grave", han advertido.