Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

MÉS acusa a Prohens de desmantelar la Oficina de Derechos Lingüísticos en favor de la "Imposición del Castellano

MÉS acusa a Prohens de desmantelar la Oficina de Derechos Lingüísticos en favor de la

El partido MÉS per Mallorca ha lanzado críticas hacia el PP por su decisión de eliminar el puesto de trabajo de la Oficina de Derechos Lingüísticos, con una inversión anual de 100.000 euros. Mientras tanto, en los Presupuestos autonómicos para 2024, se destinarán 750.000 euros a la "Oficina de Imposición del Castellano de Vox", también conocida como Oficina de Garantía de la Libertad Lingüística.

En un comunicado emitido este lunes, MÉS per Mallorca ha destacado que la Oficina de Derechos Lingüísticos ha sido responsable de asegurar el respeto a los derechos lingüísticos de la población en relación a las dos lenguas cooficiales de Baleares. Sin embargo, la presidenta del Govern, Marga Prohens, ha decidido reemplazarla por una oficina política liderada por Vox.

El portavoz parlamentario de MÉS per Mallorca, Lluís Apesteguia, ha acusado a Prohens de continuar prisionera de su pacto con Vox y de ser el brazo ejecutor de políticas que dañan a Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera.

Apesteguia también ha señalado que la supresión de la Oficina de Derechos Lingüísticos y la creación de la Oficina de Imposición del Castellano no estaban contempladas en el programa del PP. Además, ha acusado a Prohens de recortar derechos lingüísticos y de atacar la lengua propia en contra del 88% de los votantes de esta región.

El partido considera que la creación de esta oficina constituye uno de los mayores ataques a la lengua catalana en los últimos 40 años y advierte que supondrá el fin de la normalización lingüística y va en contra del Estatut d'Autonomia.

Por otro lado, se destaca que el PP inicialmente hizo bandera de reducir cargos, considerándolos como un gasto político ineficiente. Sin embargo, ahora eliminan un cargo funcionarial con una inversión de 100.000 euros para reemplazarlo por un comisario político que supondrá un gasto de al menos 750.000 euros.