Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Nadal vuelve en 2024 para reafirmar su legado

Nadal vuelve en 2024 para reafirmar su legado

MADRID, 1 Ene. - El tenista español Rafa Nadal regresa a la competición en este nuevo año después de su temporada en blanco y con la advertencia de que el 2024 podría marcar su despedida profesional. Sin duda, estamos hablando del mejor deportista español de todos los tiempos.

El año 2024 que acaba de comenzar estará lleno, como siempre, del mejor deporte y grandes eventos como los Juegos Olímpicos de París en verano. Pero para los aficionados españoles, tiene un significado especial y único, ya que cada paso que dé Nadal podría significar una posible despedida.

Nadal ha sido un deportista sin igual a nivel nacional, con numerosas victorias, gestas épicas, sacrificio, entrega y dedicación durante más de 20 años con el objetivo de ser el mejor. Sus actuaciones quedarán en la memoria, con grandes conquistas y una mentalidad ganadora que lo han convertido en uno de los mejores deportistas de la historia.

El punto de partida para Nadal en este 2024 será Brisbane, donde regresará tras su derrota en la segunda ronda del Abierto de Australia el año pasado. En aquel momento ya estaba lidiando con una lesión en el músculo del psoas ilíaco en su pierna izquierda. A sus 37 años, Nadal, acostumbrado pero cansado de lidiar con el dolor, se enfrentó al desafío de su cuerpo después de un agotador 2022.

Desde Melbourne, el jugador de Manacor ha dedicado semanas y meses a su recuperación, incluso pasando por el quirófano, para poder iniciar el año 2024 en Australia. No es la primera vez que Nadal debe trabajar duro en el gimnasio y en las pistas de entrenamiento para volver a competir, debido a problemas en las rodillas, espalda, abdomen, muñeca o una lesión crónica en el pie.

En los últimos años, Nadal ha intentado dosificar su calendario, seleccionando cuidadosamente los torneos y prolongando al máximo su carrera. Sin embargo, las lesiones y la dificultad para recuperar su ritmo de competición han desgastado su cuerpo y su mente, a pesar de su privilegiada condición física.

Nadal, quien se convirtió en padre por primera vez en octubre de 2022, fue capaz de seguir ganando, como en Roland Garros de ese año, a pesar de jugar con el pie dormido por inyecciones. Sin embargo, su día a día dejó de ser una experiencia placentera en el tenis. Por eso, el pasado 18 de mayo, el jugador de Manacor anunció un "punto y aparte" para darse la oportunidad de despedirse de las pistas.

Casi un año después, el rey de la tierra vuelve como el número 672 del mundo, parando primero en Brisbane antes del Abierto de Australia. Después de un año sin competir, Nadal sin duda tomará cada partido paso a paso, con la esperanza de sentirse bien físicamente y sin sufrir contratiempos, ya que una nueva lesión sería fatal. Sin duda, su estado físico marcará su calendario semana a semana durante el 2024.

Lo que está claro es que Nadal no se arriesgará en la gira europea de tierra en primavera. Las pistas de arcilla, donde nació y creció su leyenda, esperan al jugador de Manacor con los brazos abiertos: Montecarlo, Barcelona, Madrid, Roma y París. El domingo 9 de junio, la final de Roland Garros, sigue siendo un sueño lejano, pero en esta historia de regreso todo es posible con Rafa Nadal.

Falta poco tiempo para que las dudas empiecen a disiparse o acumularse. El ganador de 92 torneos, con más de 1,000 victorias y más de 20 años como profesional, se adentra en un "terreno inexplorado". La inactividad preocupa al ex número uno del mundo, así como la dificultad para recuperar el ritmo que dan las victorias, especialmente al no ser el cabeza de serie y poder encontrarse con rivales importantes desde las primeras rondas.

Nadal siempre ha sabido disfrutar de las pequeñas batallas y considerará un éxito poder volver a competir. Ahora, su objetivo es volver a disfrutar del tenis, celebrar con el puño los puntos ganadores que llevan su firma, gritar un "vamos" y, si todo va bien, volver a levantar trofeos en el 2024, que además es año olímpico: París 2024, en su amada Philippe Chatrier.