Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Oposición critica a Prohens por falta de consenso en aprobación de decreto.

Oposición critica a Prohens por falta de consenso en aprobación de decreto.

La líder de la oposición Marga Prohens ha acudido de manera voluntaria para informar sobre la creación de la mesa para la sostenibilidad.

PALMA, 29 May.

Los grupos de la oposición han criticado duramente al Govern y a Prohens por llenarse la boca de consenso con la mesa del pacto social, al mismo tiempo que han aprobado el decreto de simplificación y racionalización administrativas.

"Hablan de consenso y lo destruyen en 48 horas con la aprobación del decreto", lamentó el portavoz de Més per Menorca, Josep Castells, durante una rueda de prensa.

Castells también afirmó que la creación de la mesa sin debate previo es un engaño por parte de la presidenta, y que la mesa está destinada al fracaso.

El portavoz criticó la negativa de su grupo para que Prohens compareciera en el Parlament, alegando que la presidenta está utilizando la mesa para evitar la rendición de cuentas en el parlamento.

El portavoz adjunto del PSIB-PSOE, Marc Pons, también cuestionó el doble discurso del Govern al aprobar un decreto que elimina límites mientras habla de establecerlos.

Pons argumentó que Prohens no puede comparecer solo para explicar la mesa de diálogo, sino también para detallar el decreto de simplificación, ya que ambas cuestiones están relacionadas.

El diputado acusó al Govern y al PP de generar confusión mientras avanzan en sus políticas, dificultando la convivencia en las Islas.

En cuanto al decreto, Pons destacó varios retrocesos importantes en términos de calidad democrática.

El portavoz de MÉS per Mallorca, Lluís Apesteguia, criticó la aprobación de más de 50 leyes a través de un decreto ley, calificándolo como una perversión del sistema legal.

Apesteguia tildó al decreto como la "barra libre" y acusó al Govern de tratar mal a las personas que hacen las cosas correctamente, premiando a los infractores.

La representante de Unidas Podemos, Cristina Gómez, calificó el decreto como una "tomadura de pelo" y acusó al Govern de favorecer la corrupción.