Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Piden exhumar a supuesta hija ilegítima de empresario José María de Olivar

Piden exhumar a supuesta hija ilegítima de empresario José María de Olivar

La espera ha sido larga pero finalmente la Toxicología ha respondido, indicando que las muestras de los presuntos abuelos no permiten un análisis debido a su antigüedad.

PALMA, 30 May.

La mujer que reclama ser reconocida como hija del menorquín José María de Olivar ha solicitado la exhumación de su supuesto tío, hermano del empresario fallecido, luego de que fallara el análisis de los restos de los padres --presuntos abuelos de la demandante-- realizado por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses.

La disputa se da en medio de una batalla legal por una herencia millonaria, impulsada por la pretendida heredera, una mujer septuagenaria residente en Andalucía. Los forenses exhumaron a los padres de José María de Olivar en febrero de 2023 en el cementerio de Ciutadella, ya que no se pudo realizar la prueba con los restos mortales del empresario, que fue incinerado en 2018.

Después de más de un año de espera, el Instituto toxicológico de Barcelona ha presentado su respuesta al Juzgado, señalando que los huesos estaban tan deteriorados que apenas se pudo obtener material de ellos, lo que imposibilitó la extracción de un perfil genético para determinar una relación biológica debido a la antigüedad de los restos, más de 30 años en el caso de los presuntos abuelos de la demandante.

Este resultado era crucial para la demanda promovida por el abogado Fernando Osuna, especializado en casos de paternidad, por lo que ahora las alternativas principales son comparar los restos con una hermana viva de José María de Olivar --que al parecer no está de acuerdo-- o con un hermano fallecido, para lo cual se requeriría una nueva orden judicial. Otro hermano fallecido tampoco es una opción válida, ya que al igual que José María, fue incinerado.

En el juicio que se lleva a cabo en Menorca, la mujer está luchando por una herencia importante que, de no demostrarse su parentesco con el empresario, iría a parar a los sobrinos de este. El empresario designó expresamente a sus sobrinos como herederos de todo su patrimonio en su testamento, excluyendo a su presunta hija ilegítima.

De acuerdo con su certificado de nacimiento, la demandante fue registrada como hija de madre soltera. Ella sostiene que su madre, residente en Barcelona, tuvo una relación con el empresario en los años cuarenta, sin contraer matrimonio y con una diferencia de edad considerable entre ambos.

El despacho de abogados que representa a la demandante contextualiza que en aquella época, este tipo de nacimientos eran vistos como "un escándalo absoluto" y que la relación entre ambos se volvió distante hasta que finalmente terminó. El empresario vivía entre Menorca y Barcelona y estaba soltero.

Sin embargo, los abogados mencionan que la relación entre la demandante y el empresario era cordial, se reunieron en varias ocasiones, y aunque él nunca reconoció públicamente su paternidad, supuestamente lo hizo en privado.

En apoyo a su demanda, la mujer presentó cartas intercambiadas entre su madre y su posible padre, en las que se mencionaba el embarazo. Además, el despacho jurídico afirma que, con la intercesión de una tercera persona para que el empresario aceptara la paternidad, él comenzó a hacer pagos y se hizo cargo de los gastos escolares, inscribiendo a la niña con su apellido en documentos escolares y otros registros.

Con este litigio, la mujer busca que se reconozca su derecho a heredar "un inmenso patrimonio" repartido entre Cataluña, Baleares y Andalucía, que incluye "palacios, tierras, viviendas, joyas, obras de arte, empresas y dinero en bancos", según su abogado.