• domingo 25 de septiembre del 2022

Un centenar de trabajadores de seguridad privada requieren un convenio "digno" en frente de la Delegación del Gobierno

img

   PALMA, 23 Sep.

   Un centenar de trabajadores del ámbito de la seguridad privada han protestado, este viernes, en frente de la Delegación del Gobierno en Baleares para reclamar un convenio "digno", frente a las negociaciones que se están realizando hoy en dia a nivel estatal.

   Al grito de "por un salario digno, ni un paso atrás", los sindicatos CCOO, USO y UGT se sumaron a esta convocatoria que se efectúa este viernes en todas y cada una de las capitales de provincia para soliciar que el desbloqueo del convenio y una subida de los sueldos según con el IPC.

   Éste perjudica a unos 1.500 trabajadores en las Islas, según indicó en afirmaciones a los medios el secretario general de la Federación de Trabajadores de Seguridad Privada de USO, Miguel Sañudo.

   Sañudo ha criticado que "la patronal, de nuevo, hace una oferta a la baja recortando derechos y salario". "Este ese el instante de recobrar todo lo perdido, pero las compañías, de nuevo, no desean", ha lamentado.

   Según explicó, este ámbito "está rozando la pobreza", con "trabajadores que no llegan a final de mes", ciertos de ellos "durmiendo en el vehículo". En este punto, ha recordado que en Baleares se añade el inconveniente del precio de la vivienda: "Un individuo que gana 1.000 euros limpios no puede asumir un alquiler de 800 euros".

   De acuerdo con los sindicatos, los trabajadores de este campo perdieron 20 puntos de poder de compra en los últimos diez años, tal como ciertos conceptos que fueron eliminados como el agregado del transporte.    En este sentido, ha detallado Sañudo, un vigilante de seguridad recién llegado al campo puede ganar 1.000 euros netos por mes, y un trabajador con mucho más de 20 años de experiencia, 1.300 euros netos.

   "La temporada turística, como bien ha dicho Escarrer, fué la mejor de los últimos años, eso debe tener repercusión" en los sueldos, ha considerado Sañudo, quien estuvo acompañado en la queja por el encargado de seguridad privada de UGT, Miguel Pérez, y el secretario general de Hábitat CCOO, Miguel Pardo.

   "Es la primera de otras medidas que se van a hacer si las compañías no cambian de opinión", ha asegurado Sañudo sobre esta queja.