Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Un tribunal de Palma multa a clínica por coaccionar a empleada para reducir su jornada laboral.

Un tribunal de Palma multa a clínica por coaccionar a empleada para reducir su jornada laboral.

Una trabajadora será indemnizada con la cantidad de 25.000 euros por una empresa que ha sido condenada por vulnerar sus derechos laborales.

La situación se originó cuando la empresa intentó que la trabajadora solicitara una reducción de jornada, alegando motivos disciplinarios para despedirla cuando esta se negó y comunicó que se había asesorado con un abogado. Además, la empresa admitió que obligar a los empleados a firmar peticiones era una práctica común en la franquicia.

PALMA, 16 de Junio.

El Juzgado de lo Social número 4 de Palma determinó la nulidad del despido y ordenó a la empresa readmitir a la trabajadora, asistida en el proceso por el abogado laboralista Luis Fernández Pallarés. Junto a la readmisión, la sentencia reconoce a la trabajadora una indemnización de 25.000 euros y las costas del proceso a cargo de la empresa.

La trabajadora, que tenía un contrato a tiempo parcial de 35 horas, se vio obligada por la dirección de recursos humanos de la empresa a reducir su jornada a 20 horas por motivos organizativos. A pesar de manifestar su desacuerdo, la empleada se negó a firmar la solicitud de reducción impuesta por la empresa.

Tras no ceder a las presiones de la empresa, la trabajadora fue despedida por un supuesto incumplimiento grave por disminución voluntaria de su rendimiento. Sin embargo, el juez determinó que la empresa vulneró su garantía de indemnidad y reconoció la indemnización de 25.000 euros a la trabajadora.

La sentencia destacó que la empresa no ofreció una negociación equitativa en la modificación de la jornada laboral, calificando la situación como una suerte de chantaje por parte de la empresa a la trabajadora. Además, el juez consideró que la empresa abusó de la figura del contrato temporal de forma fraudulenta.

La sentencia aún no es definitiva y cabe la posibilidad de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB).