Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Una visita a la arquitectura islámica de Ibiza

Una visita a la arquitectura islámica de Ibiza

Inmerso en el Mediterráneo, el archipiélago de las Baleares es uno de los destinos turísticos más populares de España. Sin embargo, más allá de sus playas, chiringuitos y discotecas, esconden una rica historia y un patrimonio cultural muy variado. En esta ocasión, nos centramos en la arquitectura islámica de Ibiza, con un amplio recorrido por sus principales edificaciones.

¿Cómo llegó el Islam a Ibiza?

El Islam llegó a Ibiza en el año 902, cuando el caudillo musulmán Isam Al-Yamani tomó la isla casi sin resistencia. Durante los tres siglos de dominación musulmana, la ciudad se desarrolló notablemente. El comercio y la agricultura florecieron y, con ellos, la arquitectura. Las nuevas construcciones no solo respondían a las necesidades urbanas y estéticas, sino que también eran un signo de riqueza y poder para las personas que ostentaban el poder.

La arquitectura musulmana en Ibiza

La fortaleza amurallada

La fortaleza amurallada de Ibiza es la construcción islámica más notable y mejor conservada de la isla. La fortaleza, que fue construida por completo bajo el dominio musulmán, es uno de los conjuntos monumentales más importantes y representativos del patrimonio histórico español.

La estructura defensiva de la fortaleza se basa en un recinto rectangular de 1.000 metros de longitud, flanqueado por 13 torres y protegido por una gruesa muralla de piedra seca. El acceso se hacía, antiguamente, a través de cuatro puertas: la de la Mar, la del Muelle, la del Sol y la del Portal Nou. Hoy en día, la fortaleza se ha integrado en la ciudad de Ibiza, y solo quedan en pie la Torre del Homenaje, el portal de ses Taules y el portal de ses Figueretes.

Las torres de defensa

Las torres de defensa que se extienden a lo largo de la costa ibicenca son otro ejemplo de la arquitectura islámica en Ibiza. Estas torres son un conjunto de trece construcciones defensivas situadas desde Es Canar hasta Es Trucadors. Construidas entre los siglos XVI y XVIII, las torres están diseñadas para alertar al pueblo de posibles ataques piratas y defender la costa.

Cada torre se ubica a una distancia de visión desde la torre anterior y la posterior, de tal forma que un vigilante podía ver a los dos torreros a ambos lados. La mayoría de las torres contenía dos pisos y una cisterna para recoger agua de lluvia. Hoy en día se puede recorrer la mayoría de las torres, que se han rehabilitado para usos turísticos.

El patio de armas

El patio de armas, situado cerca de la fortaleza amurallada, es un lugar que resalta por su armonía y tranquilidad. Este lugar es un recinto cerrado que está rodeado por una estructura arquitectónica de arcos y columnas que da la sensación de protección y seguridad.

El patio de armas se utilizó como lugar de entrenamiento para la lucha y como recinto de almacenamiento de las tropas musulmanas. Algunos historiadores argumentan que la estructura arquitectónica podría ser una muestra de las influencias romanas en el mundo musulmán.

Mesquita o antigua iglesia?

La que se considera la única mezquita de la isla fue modificada para convertirse en una iglesia católica en el siglo XIII, por lo que muchos historiadores discrepan sobre su origen real. La mezquita, que se encuentra en el barrio de Dalt Vila, tenía una capacidad para 50 personas y estaba compuesta de una sala central con cuatro arcos y una mihrab o nicho apuntando a La Meca.

La modificación a iglesia católica supuso la adición de una nave lateral y un campanario de estilo gótico. Sin embargo, la estructura original perdura en la mezcla de arcos de medio punto con arcos de herradura. A pesar de las controversias, la mezquita/iglesia es un buen ejemplo de la coexistencia de dos culturas en un espacio compartido.

Conclusión

Ibiza no es solo un lugar de fiesta y ambiente, ya que ofrece un patrimonio arquitectónico islámico que merece la pena visitar. Desde la fortaleza amurallada, pasando por las torres de defensa, el patio de armas o la mezquita, podemos contemplar la riqueza y opulencia que los musulmanes aportaron a la isla. Una visita que nos sorprenderá y nos hará descubrir otra de las muchas caras de Ibiza.