Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Cuatro municipios del Pla de Mallorca restringen el uso de agua ante sequía y consumo elevado.

Cuatro municipios del Pla de Mallorca restringen el uso de agua ante sequía y consumo elevado.

La lluvia de barro que cayó recientemente sobre Mallorca obligó a muchos vecinos a limpiar sus terrazas y vehículos.

PALMA, 1 Jul.

La sequía en Mallorca ha llevado a al menos cuatro municipios del Pla de Mallorca a establecer restricciones en el consumo de agua. Otros dos municipios han publicado recomendaciones para limitar el uso, debido a la disminución de las reservas en los depósitos y el aumento de la demanda, exacerbado por la lluvia de barro ocurrida en junio.

En concreto, localidades como Algaida, Montuïri, Porreres y Lloret de Vistalegre han decidido limitar a 150 litros diarios por persona el consumo de agua, mientras que Ariany y Costitx también han emitido recomendaciones para limitar el consumo.

Esta medida se ha coordinado entre los 11 municipios de la Mancomunidad del Pla, que forman parte del consorcio de aguas, ante el aumento repentino de la demanda. Las autoridades locales señalan que este aumento también se debe al crecimiento poblacional de los últimos años.

Los municipios más afectados han establecido restricciones directas al consumo de agua, mientras que otros solo recomiendan medidas de contención. Sin embargo, advierten a los vecinos que si el consumo no disminuye y las reservas siguen bajando, las recomendaciones podrían convertirse en restricciones obligatorias.

Ante el riesgo de escasez de agua, los municipios consideran reducir la presión en la red e incluso cortar el suministro en casos críticos, empezando por propiedades situadas en zonas rústicas.

Los municipios instan a la población a limitar el uso de agua potable para actividades como llenar piscinas, regar jardines, limpiar terrazas y coches, y evitar cualquier uso innecesario o superfluo.

La alcaldesa de Montuïri, Paula Amengual, ha expresado su preocupación por el incremento significativo en el consumo de agua, indicando que la situación es crítica y que es necesario tomar medidas urgentes para evitar un posible corte en el suministro.

En Porreres, la alcaldesa Xisca Mora también ha alertado sobre la baja del nivel del depósito por debajo del 50 por ciento, lo que ha llevado a considerar la reducción de la presión del agua si el consumo excesivo persiste.

El alcalde de Costitx, Toni Salas, ha mencionado preocupaciones relacionadas con la presencia de nitratos en las reservas de agua en su municipio, indicando que se plantean medidas para reducir la cantidad de agua perdida durante la noche.

Otros municipios de Mallorca, como Banyalbufar, Artà y Estellencs, también han impuesto restricciones al consumo de agua este año, con medidas que van desde la prohibición de llenar piscinas con agua potable hasta la restricción del uso estético del agua.

En definitiva, la situación de sequía en Mallorca ha llevado a una serie de medidas restrictivas en varios municipios de la isla, con el objetivo de preservar los recursos hídricos y concienciar a la población sobre la importancia de ahorrar agua.