Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Cuatro acusados en red de narcotráfico admiten culpabilidad y estipulan reducción de sentencias

Cuatro acusados en red de narcotráfico admiten culpabilidad y estipulan reducción de sentencias

Un juicio sigue en marcha contra un quinto procesado acusado de recibir y distribuir droga en Mallorca e Ibiza. La situación se ha vuelto cada vez más preocupante debido a las pruebas encontradas en manos de un exagente de la Guardia Civil, quien tenía en su trastero varias armas de fuego y en su domicilio, material explosivo.

La Audiencia Provincial de Baleares ha iniciado el juicio en contra de cuatro personas acusadas de formar parte de una red de narcotráfico que introducía drogas en Mallorca e Ibiza. Este grupo criminal ha sido acusado de introducir cocaína en estas islas dentro de una estructura delictiva. Cabe destacar que uno de los acusados es un exagente de la Guardia Civil jubilado, a quien se le incautaron armas y explosivos en una localidad valenciana.

La Fiscalía inicialmente solicitaba una condena acumulada de 54 años de prisión para los acusados, por delitos como contra la salud pública, pertenencia a grupo criminal, depósito de explosivos y tenencia ilegal de armas. Además, se les pedía pagar una multa de 200.000 euros a cada uno de ellos. Sin embargo, después de un acuerdo entre las partes y tras reconocer su participación en los hechos, cuatro de los cinco acusados han aceptado penas que oscilan entre dos años y siete meses hasta aproximadamente cinco años. El juicio continúa contra el quinto procesado, quien es señalado como uno de los encargados de recibir y distribuir la droga.

Según el informe de la Fiscalía, se describe a esta banda como una organización dedicada al narcotráfico a gran escala, que se enfocaba en introducir grandes cantidades de droga, principalmente cocaína, en Mallorca e Ibiza. Se cree que este grupo delictivo operó al menos desde mayo de 2018 hasta mayo de 2019, cuando fue desmantelado por la operación policial conocida como 'Mimosín'.

La cabeza de esta red sería un hombre de 38 años radicado en Valencia, quien se encargaba de gestionar la compra de droga y preparar los envíos a las Islas utilizando distintos métodos de camuflaje, como envíos de paquetes, vehículos con compartimentos ocultos, entre otros. Además, el exagente de la Guardia Civil jubilado de 63 años actuaba como su mano derecha y se encargaba incluso de transportar la sustancia en su propio vehículo, utilizando compartimentos ocultos.

Los tres restantes, dos hombres y una mujer, supuestamente eran los encargados de recibir y distribuir la droga en Mallorca e Ibiza.

En los registros realizados durante la operación policial, se encontró en el domicilio del exagente de la Guardia Civil jubilado una bolsa de plástico verde con RDX, una sustancia explosiva de alta potencia destructiva. Aunque no se ha probado su relación con los hechos, se presume que estaría relacionada con las actividades personales del exagente. Además, se encontraron varias armas de fuego, incluyendo una pistola previamente robada en Ibiza, una carabina, una escopeta con los cañones recortados y una defensa eléctrica de alto voltaje, todas sin licencia.

Por otro lado, en un chalet en Torrent (Valencia) perteneciente al presunto líder de la organización, se encontraron un puño americano combinado con una defensa eléctrica y un puñal de doble filo cortante con una hoja de 8,5 centímetros.