Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Aprobación generalizada de consumidores y productores ante la ley de la UE para erradicar el 'ecopostureo' y promover una compra responsable.

Aprobación generalizada de consumidores y productores ante la ley de la UE para erradicar el 'ecopostureo' y promover una compra responsable.

Productores ecológicos en alerta por contradicción de consumir productos elaborados a miles de kilómetros.

En la ciudad de Palma, el 27 de enero, los defensores de los consumidores y los productores ecológicos de Baleares se muestran satisfechos con la nueva ley europea contra el 'blanqueamiento ecológico', siempre y cuando promueva la transparencia y claridad, así como contribuya a un consumidor más informado y consciente sobre el origen y las características de los productos que adquieren o consumen.

Recientemente, el Parlamento Europeo ha aprobado una ley que exigirá pruebas de reclamos 'verdes' y prohibirá la publicidad engañosa para proteger a los consumidores. Básicamente, la norma prohíbe declaraciones genéricas sobre el medio ambiente, como "respetuoso con el medio ambiente", "natural", "biodegradable", "climáticamente neutral" o "eco", a menos que existan pruebas de un desempeño ambiental excelente reconocido y relevante para la declaración. También se prohíben las etiquetas de sostenibilidad que no estén respaldadas por sistemas de certificación aprobados por autoridades públicas.

Alfonso Rodríguez, presidente de la Asociación de Consumidores de Baleares (Consubal), está contento con la aprobación de esta ley, a la cual considera una iniciativa importante para proteger los derechos de los consumidores y preservar el medio ambiente. Rodríguez afirma que el etiquetado fraudulento es una de las prácticas más comunes en la actualidad, permitiendo a las empresas incluir términos que indican que sus productos son respetuosos con el medio ambiente sin tener pruebas que lo respalden.

Miquel Coll, presidente de la Asociación de la Producción Agraria de Mallorca (Apaema), también celebra la nueva ley y destaca la necesidad de regular términos como 'natural', 'eco', 'sostenible' o 'producción regenerativa', ya que su uso indiscriminado genera una competencia desleal en el sector. Coll ve una demanda creciente de productos ecológicos, pero reconoce que muchos consumidores están confundidos sobre su significado y se preocupa por la huella de carbono que se puede generar al transportar estos productos desde largas distancias.

La ley también establece una nueva etiqueta armonizada para resaltar productos con garantía ampliada, con el objetivo de informar a los consumidores sobre el tiempo de garantía de los productos. Al respecto, Alfonso Rodríguez destaca que muchos consumidores desconocen sus derechos en este ámbito y que esta nueva normativa es un paso importante.

La directiva fue adoptada el 17 de enero y busca proteger a los consumidores de prácticas de venta engañosas y ayudarles a tomar decisiones de compra más informadas. Para lograrlo, se prohibirán ciertas prácticas comerciales problemáticas relacionadas con el 'ecopostureo', los reclamos engañosos y la obsolescencia temprana de los productos. También se exigirá que los sistemas de etiquetado medioambiental sean sólidos, fiables, transparentes y verificados.