Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

Los suelos ignorados ante la contaminación, según Apaema

Los suelos ignorados ante la contaminación, según Apaema

En Palma, la Associació de Productors d'Agricultura Ecològica de Mallorca (Apaema) ha destacado que los suelos han sido ignorados en cuanto a la contaminación y han instado a aplicar la Ley de Residuos y Suelos Contaminados, ya que consideran que a veces existe un marco legal pero no se implementa adecuadamente.

La socia de Apaema y bióloga Aina Calafat ha expresado que las Administraciones, en todos los niveles, no están tomando suficientes medidas para proteger los suelos de la contaminación.

Calafat, también técnica de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE), ha señalado que en las últimas décadas se ha dado mayor importancia a los suelos, con diferentes directivas y normativas al respecto.

Sin embargo, ha mencionado que suele pasar mucho tiempo desde la creación de una norma hasta que se empieza a implementar y se ven resultados, debido a la falta de recursos para la aplicación y a la falta de información de la ciudadanía sobre la contaminación del suelo.

En Baleares, Calafat ha detallado que los contaminantes más habituales en los suelos eran anteriormente el arsénico utilizado en el tratamiento de las viñas debido a la enfermedad de la yesca, pero que ya ha sido eliminado en la mayoría de los suelos. Ahora, los microplásticos empleados en el acolchado de los cultivos son considerados contaminantes emergentes.

Además, ha destacado las precauciones que se deben tomar en la agricultura ecológica para evitar la contaminación de los productos y ha mencionado otras fuentes de contaminación en la región, como los plaguicidas agrarios y las incineradoras.

La Ley de Vigilancia del Suelo, que deberá ser aprobada por el próximo Parlamento Europeo después de las elecciones de junio, busca investigar, evaluar y limpiar suelos contaminados para proteger la salud humana y el medio ambiente.

Los eurodiputados proponen una clasificación de cinco niveles para evaluar la salud del suelo, con el objetivo de tener suelos saludables para 2050 y exigir la elaboración de una lista pública de lugares contaminados en la UE en un plazo determinado.