Crónica Baleares.

Crónica Baleares.

El Seprona y el Govern investigan vertidos ilegales en Mallorca.

El Seprona y el Govern investigan vertidos ilegales en Mallorca.

En Mallorca, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil y el Govern balear han realizado siete inspecciones en parcelas rústicas debido a vertidos de residuos de obras y demoliciones.

Estas inspecciones se llevaron a cabo en Palma, Marratxí, Santanyí, Muro, Llucmajor y Capdepera, según ha sido comunicado por el Instituto Armado en un comunicado de prensa. Además de la Guardia Civil, también participaron el servicio de Residuos de la Conselleria de Empresa, Empleo y Energía, así como autoridades de los Ayuntamientos de Palma y Marratxí.

La investigación se inició al descubrir que los residuos de construcción no estaban siendo llevados a un gestor autorizado. Se encontró que estos residuos estaban siendo depositados, vertidos o triturados ilegalmente en terrenos rústicos, sin la trazabilidad obligatoria. En algunos casos, incluso se enterraron los escombros.

Se confirmó que la mayoría de los residuos provenían de obras sin licencia urbanística, lo que significa que se realizaban sin supervisión administrativa. La Guardia Civil y los inspectores de la Consellería encontraron grandes cantidades de residuos acumulados ilegalmente en suelo rústico.

Los terrenos en los que se depositan o entierran residuos de construcción pueden considerarse, según la normativa, como suelos contaminados, ya que a menudo contienen fibrocemento con amianto, un residuo peligroso. Esto puede implicar obligaciones para los responsables de garantizar la descontaminación y recuperación de los terrenos.

Si se determina que los vertidos ilegales representan un riesgo para el suelo, subsuelo o agua subterránea, los responsables podrían enfrentar cargos por un delito ambiental. Además, se aplicarán sanciones que oscilan entre los 2.001 y 600.000 euros a los infractores.

La Guardia Civil ha recordado que, de acuerdo con la normativa, los propietarios de las parcelas se consideran responsables de gestionar adecuadamente los escombros, entregándolos a un gestor autorizado. Además, se han presentado denuncias contra empresas y personas que no cuentan con autorización para realizar actividades comerciales o industriales en terrenos rústicos, lo que podría llevar a la paralización de sus actividades como medida cautelar.

Estas inspecciones continuarán en otras áreas de la isla debido al incremento de comportamientos incívicos detectados por la Guardia Civil. La lucha contra la contaminación y el respeto por el medio ambiente son prioridades para las autoridades locales y el Instituto Armado en Mallorca.