• sábado 28 de enero del 2023

El acusado de abusos sexuales a su nieta afirma que "nunca" sucedieron los tocamientos contados por la menor

img

PALMA, 23 Ene.

Un hombre de 68 años juzgado por supuestos abusos sexuales a su nieta en Palma ha negado este lunes tal acusación en la Audiencia Provincial, asegurando que "nunca" sucedieron los tocamientos contados por la menor.

El juicio se festeja este lunes y martes en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares. El hombre se encara a una condena de cinco años de prisión.

El fiscal mantiene que los abusos sucedieron de manera continuada entre los años 2019 y 2020, utilizando las visitas de la nieta en las que se quedaba a reposar en la casa de los abuelos, tal como en fines de semana y vacaciones.

La Fiscalía acusa al hombre de haber aprovechado su situación como abuelo de la víctima y haberla sometido a tocamientos en su región íntima, para lo que presuntamente entraba por las noches en su habitación. La madre presentó la demanda en el mes de agosto de 2020.

El acusado ha negado tajantemente que ocurriesen los abusos y expresó que no posee "ni la más mínima idea" de por qué razón la menor le acusó. Ha explicado que tenía una aceptable relación con la pequeña, a la que él y su mujer conocieron años tras su nacimiento.

También mantuvo que no tenía "ningún inconveniente" con la madre de la menor --su nuera-- y aseguró que ella le llamaba a fin de que fuera a agarrar a su nieta.

En este sentido, el hombre aseguró que la menor iba a su casa "en el momento en que deseaba" y que no se encontraba pactado que tuviese que quedarse en fines de semana concretos. La pequeña "jamás" manifestó ningún inconveniente, según el acusado, que no ha amado responder a ninguna pregunta de la letrada de la familia.

Tras el interrogatorio al acusado, que fué corto, el Tribunal ha reproducido a puerta clausurada la grabación de la declaración de la menor a lo largo de la investigación, como prueba preconstituida. La defensa intentó de impugnar esta prueba pero la Sala, tras deliberar, ha desechado su solicitud.

Además de la pena de prisión, el fiscal solicita una orden de alejamiento a favor de la víctima a lo largo de siete años, una medida de independencia observada de diez años con obligación de someterse a un programa de educación sexual, y una indemnización de 2.000 euros por los daños morales.

Más información

El acusado de abusos sexuales a su nieta afirma que "nunca" sucedieron los tocamientos contados por la menor